sábado, 26 de diciembre de 2009

Open 24 hrs.

28 Arengaron conmigo

Por favor explíquenme qué es lo que quieren de mí ¿quieren que me derrita? ¿Es eso, no? Porque otra explicación para 40 grados de calor no encuentro ¬¬. Dios.

Al margen, me preparo una caipirinha y empiezo a escribir. Malditos. Hoy quiero contarles una manera práctica para no engordar en época de fiestas. Empecemos desde el principio.

Me despierto a las 10 de la mañana y sarandeo a SDD para que se levante y vaya a comprar. [Nota al margen: desde hace 3 días el freezer de mi casa anda como el orto, tuvimos que descongelarlo y tirar todo a la mierda, lo que me obligo a no tener comida para alimentarme, incluso el día de navidad ¬¬, prosigamos].

El tipo duerme a pata suelta, y no me da pelota. Hace mucho ehhhhhh ehhhhhh muy torerito y me bardea. En eso me clava un codazo, porque claro, está durmiendo y se mueve bruscamente, además si contamos con que tiene un cuerpo esculpido por los Dioses del Squash, peor. Sigamos. No logro despertarlo por lo que decido, después de 2 horas de intentar moverlos, seguir durmiendo yo también. El teléfono me saca de mi sueño de algodones de azúcar (¿) y vuelvo a tratar de despertarlo, ya, a todo esto, son las 2 de la tarde. Maldito, levantémonos que tenemos que limpiar, le digo. Me putea un cacho, pero se levanta. Luego de 2 horas de darle duro y parejo al trapo de piso, [me descaderé, lo juro], le digo: che, ¿no tendríamos que ir a comprar? Sí, me dice, PERO LOS SUPERMERCADOS ESTAN ABIERTOS TODO EL DÍA. Y larga el trapo de piso y se va a jugar a los jueguito de la computadora. [Déjenme aclararles, que estamos hablando del día 24 de diciembre ¬¬].

Mientras tanto en Ciudad Gótica…

Yo, bañándome e imaginando el asado soberbio que voy a desgustar, luego de 3 días de comer sándwiches de miga, porque no tengo nada para comer, oh, la indigencia, oh, dejo un charco de baba a mi paso al mejor estilo caracol.

Llegan las 7 de la tarde y SDD sentadito en su computadora como si nada hubiera pasado, le grito: che, anda a comprar. Y me reitera que los súpermercados están ABIERTOS TODO EL DÍA. Ya a las 7 y media no puede más de patear sus obligaciones navideñas y emprende su viaje hacia el súper. A los 5 minutos me llama y me dice: ESTA CERRADO, NO ME DEJARON PASAR, me voy a dkjkgjfkg. Ok, le digo, confiada de que Papá Noel existe y de que no va a permitir que una de las niñas mas buenas del pueblo (¿) se quede sin su cena.

Al pedo, chicos, al pedo. No confíen ni en Papá Noel. ¬¬ oh, me sentí una homeless y estuve a punto de ir hasta la iglesia a pedir un huesito.

SDD me llama desde la puerta CERRADA del segundo súpermercado y me dice lo obvio: ESTÁ CERRADO.

Pero la puta madre. Salgo al balcón y veo que la verdulería de enfrente está abierta. Le digo, bueno, comprá papas Roberto, papas. Repito: PA PAS. Imagínense la tristeza de pasar una navidad vegetariana comiendo papas al horno.

El gato, que polulaba por la mansión, fue mirado en varias oportunidades con demasiado cariño. Sí, lo pensé, me imaginé al gato todopoderoso al spiedo. De paso recrearía las navidades, en las que, tradicionalmente y como fiesta pagana, se comían al jefe de la tribu, y todo estaba permitido ese día. O sea, si matábamos al gatito y lo hacíamos peceto, sin dudas, ese era el momento. Pero no. Como soy demasiado culposa, [oh, si para algo sirven las religiones es para generar culpas], no lo hice. Y me la banqué y me comí las papas al horno sin chistar. Pensando que algún día volvería a comer comida de verdad. Pero hoy, sábado, la promesa de CIERTA PERSONA de hacer asado todavía está inconclusa. Maldito ¬¬.

De este modo, uno podría evitar comer en exceso, [ni les cuento, beber en exceso], en épocas festivas. Cásense con alguien que no tenga noción de la ubicación tempo-espacial y tiene la dieta asegurada.

Y así, una vez más pasó navidad sin pena ni gloria, pero eso sí, con mucho pero mucho hambre. Buahhhhhhhhhh.

Un choricito, para la mesa 4 por favor!

jueves, 24 de diciembre de 2009

Salutaciones

23 Arengaron conmigo

Querido herejes:


Quiero decirles en un tono cordial, del que generalmente carezco, que estoy orgullosa de ser como soy, que me amo por sobretodas las cosas y que, ya que estamos, por una especie de transitividad implícita, estoy orgullosa de los lectores que tengo. Ya se apor herejes o por creyentes, siempre estan del otro lado. Acompañando mis posteos y los del gato, [sí, muchas veces postea el gato].

Así que, les deseo de todo corazon que tengan una linda navidad, y si la herejía les hace descreer de estas fechas como me pasa a mí, les deseo que coman y chupen como cerdos, total está permitido, y que si se agarran un pedo Mesíanico digno de SDD, no conduzcan. Los amo herejes. Y espero que sean felices como Evangelina Zalazar y Palito Ortega(?).


Extráñenme como se debe, y sigan por el camino correcto(?).

Esta foto no tiene nada que ver, pero me gusta(?).



Nota de Color: soy una esclava mas de las empresas de productos de limpieza. Me descaderé limpiando como una mulatona de finales de siglo, y ahora solo quiero echarme en una pileta y tomarme una caipirinha. Esto no es vida para una artista consagrada(?). Sépanlo ¬¬.


Los dejo con éste regalito, no puedo parar de escuchar a esta mina! ahhhhhhhhhh



viernes, 18 de diciembre de 2009

No queremos ver sus tetas ¬¬

38 Arengaron conmigo
Cebolla. Hice pizza de cebolla. SDD está feliz porque en su cumpleaños me hizo laburar como una esclava. Maldito ¬¬. Entre otras cosas le hice 4, repito: cuatro bizcochuelos. Además, como si fuera poco, hice pizzas. Así que, señores, estoy exhausta. Así no se puede.

En otro orden de cosas, el gato está cada vez más contestatario y torerito. Ya no se deja besar. No se deja hacer nada. Todo esto tiene su raíz en el hecho de que mimadre se ha ido a Capital Federal y claro, el bicho no puede tolerar su ida.

Pero lo que quiero que sepan es que la vida no se trata de esto. La vida es más bien ganarse premios, y tener mucha plata. Ya hace varios posteos les conté cual era mi táctica para salir de pobre, y si bien el premio que ganamos no erradica mi pobreza del todo, digamos que ayuda a que mi fin de año sea algo más parecido a lo que me merezco, y no esa noche triste y desdichada que solía ser para mí.


Por eso entiendo que estén felices, pero más entiendo que haya algunos babosos envidiosos que no acepten que la calidad, tarde o temprano, tiene su recompensa. Lalalala. La mediocridad, oh.

Mientras escribo esta miniesquela para vosotros, oh lectores, estoy sentada en mi sillón de bruja malvada en una de las heladerías, mis empleados, que me aman, todos ellos, porque reconocen la grandeza de mis enseñanzas (¿), están limpiando el piso, en el mismísimo instante en el que pasan el lampazo, o como se llame, entra una familia de gordos yankies y se sientan al lado mío.
Malditos, seguro no saben que yo entiendo todo, REPITO: TODO, lo que dicen. Y mientras chateo con cierta gente a la que prefiero no nombrar ¬¬, me autoencomiendo la tarea ardua, de hacerles un seguimiento (¿) y escuchar cada cosa que dicen. Pero, desgraciadamente, no dicen nada, sólo se escuchan mmm, yummy, mmms, y casi no puedo escuchar porque los infelices de ésta heladería de cuarta (?) tienen la música muy alta. Podés creer.

Cuestión que me cagan la labor investigativa. Los yankies tienen esa tendencia a cagarme la vida. Ellos se van a hablar en Inglés por otros lugares y seguramente se olvidarán de mí, y yo me quedo sentada en mi sillón de bruja mala y, desde ahí, doy órdenes supremas de pollo a mis empleados.

Por otro lado, quiero que sepan que tuve la reputísima necesidad de viajar en colectivo. En mi viaje, una mujer fea saco su pecho derecho y le dio de tomar a un bebe también feo que traía con ella. [Y sé que tal vez, muchos de ustedes, sensibilizados por el clima de las navidades, se sientan tocados con estas declaraciones, pero sépanlo, hay bebés feos también. De hecho son los mismos que, de grandes, serán hombre y mujeres feas. Así que basta de hipocresía y si el bebé es feo, digámoslo]. La escena de la madre e hijos feos, me dio un poco de nauseas, sobretodo porque compartió su teta con el resto de la gente que viajaba pacíficamente en el colectivo.
Así que, cuando me vean arremeter contra todo lo que se me cruce con una ametralladora, recuerden éste momento, porque una vez más, la vida me demuestra que está en mi contra. Malditas madres que viajan en colectivo y aprovechan para amamantar a sus hijos. NO QUEREMOS VER SUS TETAS, repito: NO QUEREMOS VER SUS TETAS.

He dicho.-

jueves, 10 de diciembre de 2009

Cansada de Ganar

34 Arengaron conmigo



Chicos, esto lo posteo desde Brasil*, tomandome una cervecita y rascandome el pupo!

La covacha, ganó el premio 'El Blogazo' Yeah!!! así que dejen de pavear y léanlo, porque parece que es Supremo, Supremo de Pollo.

Felicitaciones a mis compañeras!!!!!!!!!


Yeah!!!!!!!!!!!!!!



*la esquina de Brasil y Caseros, claro.

La Traicion

44 Arengaron conmigo
Cuestión que recibo un mensaje de texto que dice: ‘tenemos a tu gato, si no nos haces 3 bizcochuelos, lo tiramos por el balcón*’. Desesperada, corro por toda la oficina imaginando, al igual que ustedes ahora (¿), lo peor. Ahhhhhhh.
Llamo por teléfono a mi casa, para hablar con mi madre y , co
mo se imaginarán, me atiende desde su guarida, fumándose un habano bien grande en su sillón del padrino. Le digo, vieja, vieja me mandaron un mensajito que dice que secuestraron al gato. Me dice, ay nena no seas pelotuda, el gato está en mi cuarto. Ay, gracias a la virgen (¿). ¿Mirá si era cierto? Me corta. Me corta ¿mentendes?

Preparo mis petates y parto hacia una sucursal en dónde me están esperando para una reunión de encargados, somos 40 en un lugar realmente pequeño y hace calor. ‘Dios hace calor, prendan el aire’, grito mientras ingreso al lugar como si fuera una histérica, pero triunfadora en la vida. Me miran, los saludos y diviso allá a lo lejos una cosa pequeñita, blanca y peluda ¿qué será?, pienso. Me acerco mientras con mi orto voy golpeteando atodo lo que me cruzo en el camino, [dado que el lugar es verdaderamente reducido, REPITO: re du ci do ¬¬,] y por fin llego. Una de las encargadas tiene en su regazo a un perro. Dios, un perro. Sorprendentemente me simpatiza y se lo pido. Es hermoso y más chico que el gato. Lo alzo y empieza a lamerme la cara, ¿el perro trata de seducirme? ¿qué me pasa?
Por favor, a mi me gustan los gatos no los perros.

De pronto me invade una ola de pensamientos demoníacos y le digo a la piba ‘por favor regalámelo’ y me dice ‘no, porque vos tenes un gato’. Sí pero el gato ya está rannnnnnnnnnnnci… No pude chicos no pude terminar de pronunciar estas palabras del averno, el gato no es viejo, es hermoso y no podría jamás llevarle un enemigo.

Sin embargo, el perro es extremadamente sexy y hace ruiditos cuando no lo acarician. Dios. Ese perro. No, CAROLINACARLOTAHERMINIAENCARNACIONDELDEMONIO, no podés si quiera pensar en tener un perro. Pol el amol de maikol, que ni
se te ocurra.
Pero el perro es demasiado sexy chicos y es mas chiquito que el gato ese que n
o se deja bañar.
De repente el demonio se apodera de mí y de mis pesamiento. Necesito un exorcismo. Cómo puedo pensar en traicionar al gato todopoderoso. Díganme. Eh. Y si un día lo secuestran de verdad. Noooooooooooo. El día que me falte el gato ya no me reiré de janeiro :( .

Para que vean la herejía cometida, conozcan a la intrusa, véanla sentadita justo al lado de mi netbook. Baideguey, la netbook mide 25 cm ¬¬. Saquen sus conclusiones acerca del tamaño del pichicho. Baba.



Decidan ustedes, ¿o el gato sexy recien bañado o el perro sexy al lado de la computadora? ¿qué harían?



Gato sexy
Perro sexy



* Quédense tranquilos que el desubicado, como siempre, fué SDD que está en sus vísperas y quiere que le haga 3 bizcochuelos CASEROS que ya hice, baydeguei ¬¬. Feliz cumpleaños SDD!!!!!!!!

domingo, 6 de diciembre de 2009

Lavando culpas

45 Arengaron conmigo
401- Sueño. Sueño que llevo al gato de vacaciones a la casa que una amiga tiene en la costa pero, no sé bien por qué, cuando llega el momento de volver tengo que salir apurada y me olvido al gato ahí. Lo abandono, digamos. Me levanto con cargo de conciencia y le prometo al gato nunca olvidármelo en ningún lado, sobretodo en la casa de mi amiga que tiene un gran danés. No da. Me levanto y estoy toda la mañana angustiada pensando en el gato abandonado en una casa en Cariló, lejos, triste y con un gran danés ávido de comérselo. Buah.
El cargo de conciencia por mi producción onírica, es inconmensurable (¿). Entonces decido resarcir mi culpa dándole de comer una latita de atún. Ni bien escucha el ruido de la lata se me tira encima y maúlla, le digo: gato esto lo hago porque mi mente trató de eliminarte. El gato me mira, y sigue maullando. Le sirvo el atún. Y sigo pensando en el sueño, maldito sueño, que no me deja en paz.
En eso suena el teléfono: ‘hola, sí llamo del banco jdkfjkdjf’, la puta madre ¿todas las mañanas tienen que llamar? decíme. Sí, es claro que sí. Mientras el gato se relame.

Escucho hablar a la minita solo porque estoy culposa y mentalmente me impongo el castigo de ‘escuchar hasta lo último lo que la pelotuda telegárketer tiene para decir’. Termina con su perorata y le digo un simple y seco: no. Corto. El gato sigue lamiéndose. Parece feliz. Vamos carajo, he lavado mis culpas.
SDD llama por teléfono para preguntar alguna pavada, y le cuento mi sueño, angustiadísima, como de costumbre recibo la respuesta más obvia: No seas pelotuda. Buahhhhh. Lloro, lloro internamente porque el gato es mi patrimonio neto (¿) y nunca me permitiría eliminarlo.

De repente me doy cuenta de que el gato tiene muchos nuditos, y antes no tenía nuditos. Claro que antes la bañaba y ahora hace como 8 años que no toca el agua la roñosa. Pero sépan que no toca el agua porque en un departamento de 2 ambientes y con alfombra era difícil bañarla. ¬¬.
Estos dos últimos años ya no tengo excusa, supongo que no la bañe porque perdí la costumbre. Anyway, decido que es hora de bañar al gato, con los calores que hubo y con la tierra que hay, estimo que se le ha teñido el pelo, porque no era tan oscura.

Pongo manos a la obra(¿) y le pido a SDD que compre un shampú copante, de ser posible desenredante(¿) porque el gato tiene nudos, repito: el gato tiene nudos.
SDD llega con el shampú, y me aclara que no piensa participar de mi empresa ¡vamos carajo!
Es así que me apronto a bañar al animal, abro la canilla y lleno la bañera con agua, el gato y yo estamos encerrados en el baño. Ella llora, grita y patalea.
Quiere salir, intenta abrir la puerta, pero yo estoy haciendo las veces de celadora malvada, y no la dejo. Jojojojojojo. En eso SDD conmovido por los gritos del animal, pregunta del otro lado ¿qué pasa, por qué llora? y sin esperar respuesta ABRE LA PUERTA.
Puteo, mientras el gato me caga rasguñando y sale corriendo a esconderse en algún lugar recóndito. La puta madre!!!!!!! ¿Sos pelotudo? Pregunto. Y sí, está claro que es pelotudo, sino no hubiera abierto la puerta. Corro para alcanzar al gato, pero no hay caso, se mete debajo de la cama, y se niega a salir. Le digo: ¡ahora tirate y agarrala porque la tengo que bañar! SDD se me rié en la cara, abre la boca tan grande para emitir sus carcajadas que puedo verle las amígdalas. Maldito, pienso.

Puteo y tironeo al gato, pero la guacha tiene demasiada fuerza. Pol el amol de maikol, quiero bañar a ese bicho. Grito, puteo. Salgo corriendo al grito de: ahhhhhhhhhh el gato se amotinó. Mi madre es testigo desde su sillón del padrino, me mira y me dice: qué pelotuda. Vuelvo a intentar atraparla y por fin lo logro, vamos carajo.
Nos encierro nuevamente en el baño y, a todo esto, la bañadera está a punto de rebalsar. Maldición. Espero que se desagote un poco el agua, y mientras tanto le hablo al gato que llora como vaca parturienta. Le digo: ves, ves, ahora te voy a tener que ahogar. Y me río de la plata, me Porto Alegre. JOJOJOJOJO.
El gato sigue intentando rajarse, pero por suerte le corté las uñas y no me hace nada. SDD desde afuera, esta vez no abre la puerta porque lo ahogo a él, me dice: puedo ver como bañas al gatito, REPITO: AL GATITO ¬¬, Dios. Bueno, le digo. Pero pasá con cuidado.

Y el gato no logra escapar. Lo bañamos en familia(¿), me sentí casi casi una madre. Salvo por el detalle de que mi supuesto hijo tiene demasiados pelos, claro. Es un momento supremo, supremo de pollo total!!!.
Cuando la estamos secando SDD me mira y me dice: lavaste tus culpas bañando al gato. Ja. Cuánta verdad, pienso.
 

Que parezca un accidente son todos putos incluso en blogger pero putos de verdad El gato todopoderoso la vida misma esta llena de herejes