domingo, 25 de octubre de 2009

La atracción del Circo


Estoy sentada en una de las heladerías, y entran manadas de pendejos, adolescentes y pendejos. Me empiezo a enervar. Puta madre. Entra un nene con un monopatín. La madre va para la caja, y tarda demasiado para elegir los gustos. Mientras, el pibito está meta pegarle al escalón con el monopatín. Lo miro, me mira, lo miro, se ríe. ¿de qué te reís, pelotudo? Lo miro con cara de orto, se pone serio.

Sigo con la computadora, meta tipear. El pendejo no para de hacer quilombo con el monopatín, anda con el coso por el piso de madera. Lo miro y le hago que no con la cabeza. Se pone serio pero el muy infame, parece hacerme frente y le da al piso con todo. ¿Oíme pelotudo, no entendes que no se puede hacer eso? No, no entiende.

En eso la madre, después de 20 horas , se aviva que vino con el pendejo molesto y que está haciendo bardo. Le dice, no Mati, no. Muy relajadita. El pendejo la mira, y sigue haciendo bardo con el monopatín. Dios, por qué tenes hijos si no vas a enseñarle lo básico e indispensable, decíme.

Miro al pendejo con cara de orto, y la miro a la madre que sigue esperando su helado. No me mira. Me paro y le digo al nene, “eso no se hace”. Se ríe, no nene, no. No te rías. Me enerva, quiero agarrarlo de las orejas y sacarlo a la calle. Bah, en realidad quiero agarrar a la estúpida de la madre que con cara de psicóloga constipada le dice: no, Mati, no, mientras le pendejo raya todo el piso ¿acaso en sus casas hacen lo mismo? No me explico.

Por fin la madre se acerca con los helados y se sientan en la mesa de al lado a la mía. Para qué. El pibito mira mi computadora. Yo no le doy pelota, la madre le dice “viste, una compu”. Pelotuda, pienso. De pronto me quedo re caliente por el tema “monopatín”. Otra vez el nene me mira y yo lo ignoro. La madre le dice: “la chica está trabajando”. No los miro. En eso el pendejito se me sienta en la mesa, qué onda, pienso. Oíme, nena, llevate a este pibe porque me toca la netbook con esas manos llenas de chocolate y lo surto. ¬¬ Después dicen que soy violenta. No viejo, no soy violenta, me enferma que las madres no puedan poner límites.

El pibito me habla mientras la madre habla por celular. Me pregunta si es una computadora, no, le digo, es un lavarropas. Me mira. Lo miro con cara de ¬¬. Se queda sentado en mi mesa, mirando los videos que se proyectan en el plasma. Ay, pendejo, raja de acá, pienso. Nada. La madre no se da cuenta que el pibito acaba de irse a la mesa de alguien más, porque, pobre, está ocupada hablando por celular.

Repito, si yo quisiera estar en presencia de pequeños demonios tendría hijos o, en su defecto, iría a buscar a alguno de mis 11 sobrinos. Pero no, casualmente me mudé a 700kms de ellos, [pobrecitos].

En eso llegan otras 3 minas con seis, sí seis pendejos más. Puta madre, pienso. De pronto mi mesa se convierte en la atracción de la heladería. Tengo a siete, sí leyeron bien, siete pibitos, que no llevan mi sangre y que ni siquiera conozco, mirándome tipear ¿las madres? Bien gracias. ¬¬

No entiendo porqué mierda salen a la calle con tantos niñitos y sin correas, posta. Es decir, hay gente como yo, a la que las criaturitas no le causan ternura por más de 5 segundos. Pasado ese lapso comienzan a molestarme, y creo tener derecho a estar sentada en un lugar público sin que una manada de mini herejes incipientes, se me acerquen como si fuera la atracción del circo.

Por favor, madre/padre/tutor o encargado: trate de controlar a su cría porque la gente que carece de este tipo de complementos no tiene porque padecer los efectos colaterales de sus malas elecciones.

He dicho.-

48 Arengaron conmigo on "La atracción del Circo"

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro on 25 de octubre de 2009, 19:19 dijo...

pliiiiiiiiii

priiiiiiiiii


lalalalalalal lero lero pffffffffff

in your feis jajajajaja :P

Alicia Seminara on 25 de octubre de 2009, 19:23 dijo...

No puedo creer que haya gente tan apática, que no le moleste nada, que nada le mueva un pelo! Qué ganas de cachetear a las madres! Yo también odio cuando a los chicos les dicen con su vocecita "no, Mati (o como se llame) no..."

A veces creo que sacan a pasear a los chicos y los ignoran para que molesten a los demás, para vengarse, para que otros también se banquen lo que ellas se tienen que bancar todo el tiempo, esos mocosos maleducados.

Pero después si los retás o les decís algo son capaces de hacer un escándalo padre!

Ay, te juro no podía creer que te haya pasado eso!

Menna on 25 de octubre de 2009, 19:32 dijo...

El nene no es el pelotudo, es su mamá. La culpa no es del chancho... dicen.

¿Y los que llevan de paseo a sus hijos al súper? ¿Me querés decir por qué?


ARGGGGGGGGHHHH -.-

Julia on 25 de octubre de 2009, 19:49 dijo...

"no, es un lavarropas" jajajaja...

eso también se lo tendrías que haber contestado a la madre.

Eugenia.- on 25 de octubre de 2009, 20:42 dijo...

Bueno mirale el lado positivo la chabona dijo “la chica está trabajando” y no dijo "La SEÑORA esta trabajando"

Pudiste susurrarles que los ibas a matar...

susulales jua tlola.

barbie on 25 de octubre de 2009, 21:06 dijo...

Despues de leer las notas me pregunto: hay algo por lo que no estes enojada??? Algo que no te moleste???Seriamente, los chicos pueden ser muy molestos porque las madres estan podridas de aguantarlos y le dejan eso por un rato a alguien mas.Y no es una defensa de la pequena bestia, pero diria que es mejor ver el vaso medio lleno que medio vacio.

Lores Jane´s on 25 de octubre de 2009, 21:07 dijo...

Carolain: Te entiendo y sobre todo porque tengo cuatro sobrinos que cuando mis queriditas hermanas vienen a mi casa se "desligan" de ellos y hacen un despelote que me da ganas de quedar hija única.
Y en los negocios...pfff..."señora, tiene un hijo, no se haga la pelotuda y hagase cargo del pendejo!"


Abrazo!

Cecil on 25 de octubre de 2009, 21:37 dijo...

jajajajajaja no te puedo creer jajaja

para esos casos existe la mirada fija.fulminante, querida

y si no funciona, la amenaza verbal simple lo hace =P

besos!

Alicia en el pais on 25 de octubre de 2009, 21:54 dijo...

maldita hereje roba priiis ¬¬

te está persiguiendo el isntinto maternal para mi
jjajaja


TT.PP carolainnn ( todos putos ) quejese todo mierda

Lady on 25 de octubre de 2009, 23:58 dijo...

Detesto a las madres (o padres) que no pueden hacerse cargo de sus hijos!

Si no pueden con ellos que no los tengan.

Lolita y El Profesor on 26 de octubre de 2009, 0:04 dijo...

Lo que pasa y que usted no alcanza a comprender, Sweet, es que ahora a los pendejos se los deja hacer lo que quieren porque la psicogenia y la bola de las psicologas constipadas dice que al nene no hay que reprimirle sus deseos, porque se frustran.
Y si uno dice algo, es un represor.
A mí, una vez, se me pegó una de esas larvas en el subte. Me miró y me pateó. Así nomás. Como lo lee.
Yo lo miré al pendejo, la miré a la mamá y la mamá me sonrió con ese gesto de "¡Y bueh! ¡Es chiquito!"
Entonces, aprovechando el bamboleo del subte, le puse al chiquito el taco de mi zapato, con toda mi humanidad encima, en el empeine de su piecito de larva-futuro-hijo-de-su-madre.
Como en el subte hay mucho estrépito, el nene gritaba de dolor, pero la mamá ni se daba cuenta.
Cuando creí que era suficiente lección, para que nunca más el nene pateara a alguien porque sí, fui sacando el taco de mi zapato de a poquito, sin dejar de pisarlo un poco más.
¿Le habré hecho daño?
¡Pobrecito, el nene! Quizás terminó con el pie enyesado.
¡Las cosas que pasan en los subtes!
Pero tenga por seguro que nunca más en su vida, ese futuro hereje, patea a nadie.

El Profesor
PD: Ni se le ocurra vacacionar en Pinamar o Villa Gesell en enero, ¿eh?

Dr. J on 26 de octubre de 2009, 0:23 dijo...

Es para volver a poner en circulación el cinto y usarlo al mejor estilo Uma Thurman en "Kill Bill" (cagando a cintazos a los 88 pendejitos que se te acercan XDDDDDDDDDDDDDD).

Saludos!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro on 26 de octubre de 2009, 0:45 dijo...

yo les voy a decir una cosa, mimadre me cago a cintazos toda mi infancia, o al menos eso intentó, dado que yo me le escapaba y me tenía que correr al rededor de la mesa del comedor. Pero mirenmé, salvo alguna que otra tara, bien normalita le salí.

al que acota algo, lo reviento.


lalalalala. :P


Pd: volvamos al cinto volvamos!!!!!!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro on 26 de octubre de 2009, 0:47 dijo...

y, profe, lo felicito por su accionar, así se hace. malditos pendejos sádicos.

Para las madres pelotudas lectoras de revistas del tipo 'como criar a un futuro hijo de puta', les digo que la frustracion es una parte fundamental para superar, por ejemplo, el complejo de edipo, y no crecer creyendose un ser superior, o algo por el estilo.
Claro, su comentario, mi querido profe, explica por què los pibes están como están, tiene razon.

lalalalala

Santiago on 26 de octubre de 2009, 3:05 dijo...

Terrible no poder estar relajado en un lugar y que los hijos ajenos se te peguen, y los padres se hagan los distraídos creyendo que estás en la gloria por interactuar con ellos.
Saludos!!

Lu♥ on 26 de octubre de 2009, 3:21 dijo...

Uff yo aca no puedo opinar ¬¬

Daniel Rico on 26 de octubre de 2009, 4:55 dijo...

Horror de occidente!!!

¿Porque le pasan estas cosas a la gente buena?

Ahora entiendo la caida en las estadisticas demograficas del emisferio.

Pero para serte cincero, me parecio que hacia el final te estabas enterneciendo, y si el asunto duraba un poco mas, hasta sonreias a los mocosos y les mostrabas un videito de gatitos...

Saludos!!!

Etienne on 26 de octubre de 2009, 9:12 dijo...

¿Probaste con cobrar entrada o poner una latita para que pongan allí el aporte voluntario?
O mejor, ponete un cartel colgando del cuello que diga: "Loca asesina en recuperación (tenga cuidado con las recaídas)"

Border on 26 de octubre de 2009, 10:22 dijo...

Varias cosas para acotar.

Madre de Carolain, se quedo corta con los cintazos, pruebe de darle la proxima vez con una silla en la cabeza, quizas le acomoda algo.

Segundo, yo hubiera actuado igual que el profesor y de hecho cuando puedo lo hago asi los pendejos saben quien manda.

Tercero, las madres de hoy en dia son medias pelotudas, piensan que abrirse de patas y escupir ese engendro del demonio es ser madre.
Le hubiesen penetrado unos cm mas atras, en vez de un hijo hubiera tenido un sorete marmolado y la humanidad seria mucho mas feliz.

Beso grande, buena semana.

LaTíaPé on 26 de octubre de 2009, 10:41 dijo...

por Diossssssssss!!!!
odio a las madres, a todas, sean desconocidas o mis amigas (a las que les digo, nena, mira tu pendejo!) y a las taradas que traen niños a la oficina, y les dicen "no toques que la señora (si, señora, ya vamos mal) se enoja y te reta"....1º: no soy señora, pelot***da! 2º: retalo vos al mocoso insufrible!!!

que no sea asi cuando tenga uno, o peguenme, en este "ato-solene" los autorizo.

Bella on 26 de octubre de 2009, 10:56 dijo...

Tendríamos que formar un grupo de autoayuda (?).

A mi también me molestan esos niños a los que nadie les pone límites, que te tocan (¡y con las manos sucias!), te hablan, se te pegan, te rompen los quinotos bah...

Pero lo que más molesta es esa actitud idiota de la sociedad entera que espera que cuando ves a un niño, le sonrías; que pretende que te entenernezcas con un bebé (aunque sea feo como el más feo de los monos y tenga la cara llena de mocos y comida regurgitada); que da por sentado que a todos les gusta los chicos.

No, señora, NO. A mi me enternece un perrito, no un bebé. Y si vamos al caso, es más probable que si me llevo al perrito a mi casa, ese perrito esté más agradecido que el bebé por haberlo cuidado; ese perrito me va a querer siempre, pero el bebé va a crecer y algún día va a querer más a la herencia que a mí.

Y no, señora, NO: los bebés no son todos lindos. Hay bebés que son micos, admítanlo. Hay bebés que son cosas peludas y feas, tan feas que a veces provocan en mí un sentimiento tan espartano que yo misma me asusto.

He dicho.

Gracias por el espacio de expresión, oh Sweetie Pie.

Besossssss

Conta Dora on 26 de octubre de 2009, 11:32 dijo...

Si... hay madres boludas. No hay que darle bola a los mini herejes!! Hay que ignorarlos, así no se arriman, y si te joden, le tirás del pelo, no deja marca!
Aunque al único mini hereje que le permito alguna portada mal, es a mi ahijado, aunque el pendejo se zafa y hace lucha libre conmigo. 'puche

Besos!

Seb on 26 de octubre de 2009, 11:42 dijo...

SOS GROSA jajajaja te juro que te admiro jajajajaja.

Psicologa con problemas on 26 de octubre de 2009, 13:02 dijo...

jajaja, soy madre de un demonio de 1año y 7 meses, trato de llevarlo solo a lugares donde hay madres, xq hasta q tuve al mio los niños me importaban un pomo y generalmete me daban alergia!!.


tucuMALA

Natalia Alabel on 26 de octubre de 2009, 13:46 dijo...

Pero...si querés trabajar tranquila en una laptop, una heladería me parece un pésimo lugar, no?

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro on 26 de octubre de 2009, 14:24 dijo...

es que natalia, es mi trabajo justamente ese, laburo para una grannn cadena de heladerìas. ¬¬

r.- el corre ambulancias on 26 de octubre de 2009, 15:25 dijo...

cuando sea emperador del mundo habilitare por decreto la posibilidad de golpear correctivamente a hijos ajenos

las madres de dichos niños tambien recibiran una tunda correctiva

Border on 26 de octubre de 2009, 17:46 dijo...

Yo no se como te contuviste y no le metiste un cucurucho por la oreja sacandoselo por el lado opuesto y llevando de recuerdo medio cerebro, martillo, yunque y el otro huesito del oido que casi nadie se acuerda, el centro nervioso y lo congelan dando asi un nuevo sabor helado que podria llamarse "mouse vengativo de pendejardi"

PaulyS on 26 de octubre de 2009, 18:48 dijo...

Tengo hija de 17, nieta de 1 año, hijo de 2 años y medio, embarazada de 7 meses. SOY EL ENEMIGOOOOOOOO. Pero puedo decirte que no ando ni con el cinto ni con el No, Mati, o me haces caso o te bancas la que venga, compro helados y los tengo en el freezer y las compras del super las hace mi marido. Ya vendrán sus hijitos y ahí todo cambia

[Fox] on 26 de octubre de 2009, 21:57 dijo...

en estas ocasiones vendria bien una mini uzi cual gusano del worms para acribillar a todos esos pequeños infantes... y si las madres se preocupan (cosa que no creo) un par de tiros para ellas tambien.

PD: Se da a entender que es broma, no ando asesinando gente ahi porque si...

Gaby on 26 de octubre de 2009, 22:06 dijo...

Las viejas son mis principales enemigas ¬¬, pero los niños se han vuelto una verdadera peste en los últimos años. Sinceramente uno se pregunta qué corno tenían en el cerebro estas mujeres cuando decidieron tener pibes, nada, creo que es la respuesta. No les interesan los pibes, no los quieren, es terrible pero es así. Buuuuuuh para esas madres, buuuuuuuh!

Chemm, Caro, me convidás un heladito :)?

Lolita y El Profesor on 27 de octubre de 2009, 0:23 dijo...

A Sweet, a Border, a Bella:
A ver: a mi mamá yo la bauticé "La Chancleta Veloz", y eso que yo era lo que podría llamarse un "niño adaptado". Calladito, respetuoso, siempre limpio, el favorito de las tías por no mancharles la casa, el que se paraba en el colectivo para dar el asiento... Bueh, todo eso. Eso sí: mis padres jamás me violaron la privacidad ni la correspondencia. Me enseñaron a respetar, respetándome.
Porque los hijos aprenden de lo que los padres hacen, no de lo que los padres dicen.
Hoy las veo a las yeguas (no merecen llamarse madres) que uno les da el asiento y ¿qué hacen? ¡Lo sientan al nene!
¿Les cuento otra tribulación de mi vida cotidiana?
Le di el asiento a una de esas sheguas que luchaba con la mochila, el pendejo, el monedero, el celular y la máquina de pasajes del colectivo.
¿Y qué hizo?
¡Lo sentó al pendejo!
¿Y qué hice yo?
Lo agarré al pendejo de la parte de atrás del cuello del buzo, lo saqué del asiento y volví a ocuparlo. Y cuando la shegua puso cara de "¿Pero quéeeeeee haceeee?", le dije:
-Señora, el asiento yo se lo di a usted, no al nene.
La shegua se ofendió. Pero, me di cuenta, que entre todos los del pasaje había muchas caras sonrientes, de esas en las cuales uno lee: "¡Eso, macho! ¡Así se hace!" (aunque ellos no se atrevan).
Si alguno de mis cinco hijos hubiera pateado a alguien en el subte, hoy yo tendría cuatro hijos.
Hoy, todavía, si mis nietos (sí, tengo nietos, herejes, ¿y qué?), cuando estoy hablando con su madre o su padre, se pone a joder, lo encierro en la habitación, hasta que se le pase.
Y si a la madre (hija) o al padre (yerno) no le gusta... a joderse. Se van los tres.
Si algo tengo en claro, en estos casi sesenta años, que querer a un hijo no significa dejar que haga lo que quiera.
Habrá muchos que se tomen en joda este post de Caroline, ¿verdad?
Pues esperen a que esos pichones de hijo de puta tengan edad de tomar decisiones. Ya van a padecerlo y se les van a ir las ganas de reírse.
Yo, para esa altura (creo) estaré mirando las fresias del lado del tallo, y les aseguro que me voy a recontracagar de risa.
A todas las madres pedorras, constipadas (¿se dieron cuenta la cantidad que hay?), hiper-re-fashion, que viven en la psi y el gym, se hacen las tetas y el culo y llevan al nene a la psicopedagoga porque es moda, ¡jodanse y padézcanlos!

El Profesor

Maxi on 27 de octubre de 2009, 4:17 dijo...

habia una vezzzz
un circooooooo
lalalala lalala

Paula (Bera) on 27 de octubre de 2009, 6:00 dijo...

Mi hija tiene 10 años, está en otra... aclaro por si las moscas, jajajajaa!!!
Me molestan esas madres descolgadas.
Cuando mi hija fue chiquita y toqueta, no la llevaba a lugares donde tendrían que modificar sus casas para recibirnos.
Tampoco me ponía a chusmear y dejaba que mi hija destrozara casa propia o ajena.
Y cuando se le antojó hacerme una escena en la calle, con capricho y todo, revolcándose en el suelo sin entender diálogo; la levanté y le di unos chirlos.
No me gusta pegar, primero hablo, y según el caso, aplico penitencias; pero no me tembló la mano cuando tuve que aplicar correctivo, y no me arrepiento.
Llegar a esa instancia fue el resultado de haberlo intentado todo antes.

Y a los psicólogos que dicen que no hay que pegarle a los chicos, me encantaría ver cómo son sus hijos.

Y un aplauso enorme a mi querido amigo el Profe!!! Bien hecho!!!

Y a vos, felicitaciones!!!!
Muy buen post, me sirvió de terapia, jajjaa!!

Besos!!

Lolita y El Profesor on 27 de octubre de 2009, 10:58 dijo...

Los dichos y refranes populares nacen por algo, por una o varias razones simultáneas, que tienen que ver con el colectivo (no, herejes, no con el bondi).
Uno de ellos dice: "Más caprichoso y boludo que hijo de psicóloga".
En mi larga y azaroza existencia, en la que llamo "mi etapa auto-destructiva", conocí a tres de esos: el mayor era un boludón pelado; la del medio, obesa. Y la pobre chiquita final, una caprichosita que si uno le decía que esperara a que todos estuvieran sentados en la mesa para empezar a comer, ¡se ponía a llorar porque la frustraba!
Maigod!
Bueno, no jodo más. No quiero ponerme latoso con los recuerdos.

El Profesor

Natalia Alabel on 27 de octubre de 2009, 12:27 dijo...

Ah, ahora sí entiendo...no te queda otra!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro on 27 de octubre de 2009, 14:20 dijo...

Profe, permìtame felicitarlo por su accionar. realmente hizo lo que hubiera hecho yo. No tengo hijos, es verdad, pero tengo 11 sobrinos a los que ví crecer, y doy fe que ninguno es así de insoportable. son todos bastante ubicaditos, pero si alguna vez alguno hiciere algo así, me cago en la madre y el padre, y le doy un bife, psssssssss.
Lo del asiento del colectivo, Dios, usté es mi ídolo, una vez me paso lo mismo y admito no haberme animado, es que era muy joven, sépan entender.
Esas madres que se ofenden porque al pendejo le dicen algo, se pueden ir al carajo.
y quiero que sepan que el día que tenga un hijo, apesar de ser psicologa, si soy así me mato.

Pd: yo soy una psicologa que está a favor del correctivo, nada de psicopedagogia barata.

He dicho.

Besos, oh profe.

Border on 27 de octubre de 2009, 14:36 dijo...

Profe coincido con vos, de hecho yo tengo dos hijos de 14 y 11 años.
Y lo primero que le enseñe es a respetar a los demas.
Y si no lo hacen, padecen mi zapatilla talle 46,5.
Asi y todo, la madre es todo lo contrario, conclusion los chicos me respetan mas a mi que a ella.

Toda accion siempre tiene su reaccion, ya sea positiva o negativa.
Y me parecio perfecto lo que hiciste en el subte, yo hubiese hecho lo mismo y de paso la hago pasar mas vergüenza a la madre.

Bella on 27 de octubre de 2009, 17:22 dijo...

Señor Profesor,
¿me deja ser su amiga?
Usté es un groso.
Todo lo que ha dicho ha llenado mi corazón de gozo, ya que veo que todavía queda gente normal en el mundo.
Sus enseñanzas son algo precioso en esta época en que la mayoría de los padres son súper permisivos y no piensan en el mal que les hacen a los hijos.
Mi madre también era medio "chancleta veloz" (a pesar de que con mi hno éramos tranquilitos) y no se lo recrimino: ser así durante ntra infancia nos hace ver estas cosas ahora de grandes con mayor claridad.
A los chicos de ahora les faltan límites, es obvio.


Igual, a los hecho me atengo: me siguen cayendo mejor los perros que los niños jeje... no tengo corazón de madre.

Abur!

Lolita y El Profesor on 27 de octubre de 2009, 23:08 dijo...

¡Miren lo que me pasa por ser así!
¿A que no saben qué paso hoy, ehhh?
¿A que no adivina, Sweet?
¡Nació mi quinto nieto!
¿Saben cómo lo llamaron sólo porque está de moda? ¡SANTINO!
¡Oh, Dios! ¡Oh, Diossssss!
Eso pasa porque un día me preguntaron: "Papá... ¿qué estás mirando?"
Y yo contesté: "La Saga de El Padrino".
¡Oh, Diossssssss!


El Profesor

Bella on 27 de octubre de 2009, 23:28 dijo...

Eh Proff, pero eso es para festejar (el nacimiento, quizás no el nombre ¬¬)

Congrats!

Barbie, como él me llama on 28 de octubre de 2009, 2:04 dijo...

buen post... toy aprendiendo...
tomo nota.. y tomo nota...
algun otro consejo para llegado el caso..?
hola mi carolain.. te cuento q ya toy mejor.. no pasaste a dejar un besito a mis mariposas que taban mocosas...
bueno yo te dejo besos con mascarilla por el momento...

aah por cierto... jejeje ahora entiendo.. por que la gata es asì... pobrecita...a los nene no se les pega... seguro q tiene alguna fractura...
jejejeje

Border on 28 de octubre de 2009, 17:29 dijo...

Profe felicitaciones por su nieto y chancletee tranquilo que nosotros aca le hacemos la segunda.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro on 28 de octubre de 2009, 21:46 dijo...

Profe, felicitaciones, viste, es un castigo por ser un represor (?).

Lo felicito, en serio.


Besos!

Eugenia.- on 28 de octubre de 2009, 22:19 dijo...

Hola. Tenes razon (?) es mas si tengo algun hijo (Y espero que no :P) lo golpeare seguido para que no sea un infante molesto.

Asi debe ser. Jajajajaja...

Alicia en el pais on 29 de octubre de 2009, 11:34 dijo...

me enncata tu manera de quejarte y putear !! vamos carolain

Noelia on 2 de noviembre de 2009, 23:15 dijo...

Juaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!
Totalmente de acuerdo, soy una persona de suma paciencia pero ni ahí soporto a los pendejos insoportables... cada vez me estoy volviendo más intolerable y antisocial... jajajja
Saludos y zen!

Mar on 3 de noviembre de 2009, 4:57 dijo...

Bue, tarrrrde pero seguro, llego a comentar.
Increible, no da que existan madres así, simplemente no da. Yo no digo que todas estemos preparadísimas para ser madres, pero tampoco la joda loca, oiga! Mi peque ya tiene 12, ahora me está entrando en otra etapa el pendejo, ya haré catarsis por ello en mi blog. Nunca fui de pegarle demasiado, pero adhiero al dicho de un sopapo a tiempo. Siempre me he sentado a hablar con él, y ya cuando la tercera vez hace lo mismo y se pasa por el upite el herrrmoso y paciente diálogo que intento tener con él, y bué, loco, vos te la buscaste, yo te lo advertí, el que avisa no traiciona, es así. La primera vez te hablo con toda la psicología posible, la segunda ya me tiembla el ojo y te amenazo y a la tercera, corré.
Odio que hagan berrinche en la calle, estoy hablando sobre todo de los más chiquitos, el mío ya no hace berrinche, ahora pone cara de orrrrto hasta el piso, lo cual no es mejor, pero bué. Y lo que suele pasar en esas situaciones, cuando hacen berrinche, es que:
1- Hacen berrinche y una los deja, no hace nada, sólo se deja manipular, y la gente te mira, lo mira, y te mira poniendo cara de: "Mirá esa madre, lo que hace el pendejo de mierda y ella no hace nada, si fuera mi hijo, ya lo hubiera colgado".
2- Hace berrinche y se lo frenás de un soplamoco, y la gente te mira, lo mira y te mira poniendo cara de: "Que madre hija de puuuuuutaaaaa!! Pobre criaturita!! Esta gente no debería tener hiiiijooosss!!".
Uf! No hay nada que los conforme, pero prefiero estar en la segunda circunstancia, como siempre digo: "a loco, loco y medio", yo soy la más loca, no va a venir mi hijo a sacarme ese puesto, qué se ha creido!
En fin, te compadezco por lo que tuviste que pasar en la heladería, yo ni loca dejo que mi hijo moleste a otra persona de esa forma, es horrible. No importa que no tocaran nada, ya el solo hecho de que esten atrás tuyo o al lado, molesta. Y las madres, osea... ubíquense, miren a sus hijos y la cara de orrrrto de la chica que está trabajando o haciendo lo que se le antoje, pero QUE NO QUIERE ESTAR CON PIBITOS!
Me fui al carajo con el largo del comment, pero me parece que serviste para que unos cuantos hagamos catarsis, jaja!
Beso, Carolain!

 

Que parezca un accidente son todos putos incluso en blogger pero putos de verdad El gato todopoderoso la vida misma esta llena de herejes