miércoles, 24 de noviembre de 2010

Cantorreaba en éxtasis

33 Arengaron conmigo
Estaba cortándole las uñas al Delfín, cuando de repente me percato de que mi madre, -sí, esa señora que cada día me resquebraja un poco más la paciencia-, me miraba con ojos desorbitados. Le pregunto ¿qué te pasa? Creyendo que una de las uñas del delfín se le había incrustado en un ojo, pero no.
Repregunté ¿qué pasa? Y no obtuve respuesta. Motivada por la posible pérdida de lenguaje de mi madre, le ordené a mi elefante que me llevara hasta su sillón del padrino para ver qué le pasaba.

Es ahí cuando me doy cuenta de que Mimadre miraba atónita un programa en la tele. [Es lógico el Delfín hace un ruido particular cuando le corto las uñas, por lo que no llegué a oír lo que a ella le impactaba tanto].

Y claro, Susana Gimenez en el televisor, estaba montada en el piano cual morsa parturienta, mientras Palito Ortega cantaba grandes éxitos tales como ‘la felicidad ahahahaha’, ‘la sonrisa de mamá’, entre otros.

Mimadre, quién reía enajenada y cantorreaba en éxtasis cada uno de los hits, me estaba llamando para que la acompañara a ver el show. Por supuesto, cuando ví semejante aberración, preferí seguir con mis tareas y terminar de peinar al Oso panda que es mucho más interesante contando chistes, que Palito Ortega cantando y, además, sirve como estufa en los gélidos inviernos de mi nueva casa en el Polo Norte.


Sí, estamos todos locos, qué le vamos a hacer.



Ahí se ven.-



martes, 9 de noviembre de 2010

Jóven y Rozagante

31 Arengaron conmigo
Todos los domingos me fumo a Susana. Mimadre, que se babea mientras la mira obnubilada desde su sillón del padrino, me obliga a hacerlo. Pero ya me cansé, me cansé de que todos los domingos llame a gente que no la mira y delante de mis ojos le regale $100.000, una casa o un auto. Basta. A partir de ahora voy a matarlos a todos, uno por uno. No, mentira. A partir de ahora voy a mandar mensajes para que, eventualmente, alguna vez me toque a mí, lo cual con mi suerte de mierda es poco probable, pero soñar no cuesta nada. Salvo por la decepción horrible de sentirse un fracasado. ¡Arriba esas copas carajo!


Por otro lado y hablando de injusticias, el otro día, mientras peinaba al gato, éste enloqueció y, en un ademán por agarrar con sus dos patitas delanteras violentamente el cepillo, para luego con sus patitas traseras patearlo sin piedad, me hizo un tajo en el dedo de 5 cm más o menos. Por lo que tipeo con dolor y cierta dificultad. No obstante, el dolor, oh dolor, no me impide recordar, aquella vez en la que el gato, a quien tenía en brazos, -un gato joven y rozagante-, me dejó una marca que recorría todo mi antebrazo, cuando saltó estrepitosamente al oír la licuadora que mimadre, oh mimadre: esa mujer que constantemente me caga la vida, había prendido. Mi brazo sangrante, aún tiene la marca.

Pero eso no es lo importante, lo importante es que los gatos son bellos y tienen mensajes del más allá para contarnos(?). Por ejemplo hoy, tammy tosía tuberculosamente, y yo, como soy una madre ejemplar, corrí a su encuentro para ayudarla. El gato me miró con cara de ¬¬ y siguió tosiendo con esa tos seca de peggo que tanto caracteriza a los viejos. Claro, tammy es geronte. Tengo que aceptarlo. Tengo un gato Geronte. Igual nada puede opacar su belleza y su todapoderositud. El gato tosía y escupía levemente el sillón, motivo por el cual llamé a mimadre, quien estaba, como es costumbre, encallada como ballena en su sillón del padrino, al grito de SE MUERE, EL GATO SE MUERE. Mimadre caminó unos pasos, con una cara de orto que rajaba la tierra, y en ese mismísimo instante, el gato dejó de toser. Por lo tanto, sólo puedo conjeturar que mimadre y su movimiento sísmico al caminar, salvaron milagrosamente al gato, de morir ahogado en su propia baba.

10 pesitos la imposición de manos de mimadre, diez pesitos!!!

Oh, los milagros ocurren todos los días.



Feliz cumpleaños MIMADRE!!!!





¿Qué sería de vos sin mí, digo, de mi blog sin vos?



 

Que parezca un accidente son todos putos incluso en blogger pero putos de verdad El gato todopoderoso la vida misma esta llena de herejes