sábado, 23 de enero de 2010

Pepe -Terminator- Grillo

88 Arengaron conmigo

Hay toda una parte de la vida conyugal que uno, poco a poco, aprende a sobrellevar. Por ejemplo, es muy común que alimañas de todo tipo, o al menos las más conocidas, invadan eventualmente vuestro hogar. Entonces, las mujeres tenderemos a saltar arriba de una mesa si una cucaracha se nos aparece o si una araña osa caminar por alguna pared. Los hombre, sin embargo, tenderán a sacarse el calzado y darle murra al bicho hasta que las velas nu ardan.

Pero qué hacer cuando el muchacho en cuestión, es más bien medio bobo y maricotas, [no digamos maricotas, por su virilidad, sino más bien por una incapacidad de operar en situaciones de riesgo, muchas veces a raíz del miedo(?)].

Para ejemplificar este hecho, voy a relatar en tiempo real una situación que aconteció hace momentos en mi hogar, dulce y - lleno de bichos-, hogar.

"Miramos la tele y de repente se empieza a escuchar un chillido molesto y muy fuerte, indistinguible, dado que el televisor estaba realmente a un volumen alto. Que es ese ruido, le digo. Es un bicho, me dice. Matalo, le digo. Es un grillo, me dice. Matalo, le digo. Es un grillo, me dice. Matálo, la puta madre. Pero es un grillo, me dice. Pero matalo la puta que te parió. A todo esto, el grillo se canta la novena sinfonía de Beethoven mientras, indudablemente, en su idioma grilleril, se ríe de nosotros. ¬¬

SDD, se levanta mueve los pufs, revisa un poco, el grillo calla, y no hay nada. No hay nada, me dice. Se sienta. A los dos minutos el ruido otra vez. Matálo, le digo. Se para sin decir nada, corre todo, y como si se tratara de un indio a punto de matar un jabalí, lo aplasta. En ese instante se escucha un cruch, tipo papa frita. Qué bruto, pobre grillito, le digo. Es que era insoportable, me dice haciéndose el canchero. SDD, victorioso, vuelve a la silla, y me dice, voy a sacar la basura. SDD sale y el supuestamente grillo muerto, vuelve a hacer su ruido más fuerte que antes. Me paro, puteo, miro a ver si lo veo pero nada.

Entra SDD, con cara de ¬¬ le digo el grillo está vivo. Me dice, debe haber sido otra cosa lo que pise. Y sí, no creo que el grillo sobreviva a un calzado número 44. No, me dice. Se acerca, mira, y vuelve hacia mí, voy a buscar al gato, me dice".

Bien, aquí vemos que, la inutilidad es inherente a algunos hombres, por lo tanto, mis queridas, siempre tengan un gato en sus casas o vivirán rodeadas de bichos.


viernes, 22 de enero de 2010

Incomunicada en la era de las comunicaciones (?)

28 Arengaron conmigo

Hoy quiero contarle la historia de los celulares. En rigor no es de LOS celulares, sino, más bien, de mí celular. Oh, sí, ese celular al que le confié mis fotos y todos mis contactos, mis mensajes y mis llamadas.

Es, ¿o debería decir era?, un Nokia hdjfhjdf, de esos nuevos que tienen GPS y GUIFI, de esos que por poco no saben qué tipo de sangre tenés. Al pedo, digamos. Todo eso fue al pedo, desde el momento en que lo prendí y el logo de Personal quedó trabado en su gigante pantalla 2,8''. Ustedes me dirán, lo bueno es que lo tuviste con vos 3 meses, y es cierto. Lo malo es que todavía lo estás pagando, pelotuda.

Quisiera que alguno de ustedes, que son gente tan pero tan centrada(¿) me diga qué tengo que hacer. ¿Voy a nokia donde sea que quede y prendo fuego todo?, ¿voy a personal y lo dejo en servicio técnico para que cuando quede obsoleto me lo den arregladito? ¿me jodo por comprar celulares rimbombantes que resultan ser una bosta?

Claramente es la última, o en su defecto la segunda. Aunque ir a Nokia sería genial, me imagino un capítulo de los Simpson en donde Homero entra dispuesto a quemar la fábrica y sale con bolsas y accesorios y con un cartel luminoso de Nokia tatuado en la pelada. [Esto de imaginarme situaciones en términos de los Simpson, me está afectando, me parece.]

Cómo sea, no tengo celular desde hace una semana y, por si no lo saben es el único (¿) medio que tengo para hablar con la vieja, -oh, sí sigue en Buenos Aires-, y pasarle reportes del gatito, y de SDD, ya que estamos.

Oh, sin mi Nokia jkdfjdkfj me siento perdida.

Espero maldito herejes que aprendan de mi experiencia y se queden con el teléfono pedorro que tienen, dado que, evidentemente, los que hacen tan modernosos son una reverenda cagada.

No sigan mi ejemplo, porque como me dijo SDD, 'pasarán del nokia más grosso al Motorola mas pedorro sin escalas'. Oh, la tecnología, Oh.

lunes, 18 de enero de 2010

Cualquiera cosa

41 Arengaron conmigo


[A ver si llego a postear, tengo 1 minuto y me cortan la luz].

Tengo frío. Lo’ pié Frio’, las mano’ fría’, todo frio. Me encanta tener frio, en este país del orto con clima cada vez más centroamericano. ¬¬

Cuestión que en escasos minutos me cortan la luz again, y estoy mentalmente abrazada al aire acondicionado guardando frio para cuando no tenga luz. Buahhhhh, que depresión. Tengo que mover el orto para desenchufar todos los artefactos de la casa, una vez más.

En otro orden de cosas, me estaba acordando de los viejos que nos alquilaron la casa en la que pasamos fin de año. Cuando llegamos el viejo estaba metido en la pileta con un flota flota rosa, muy linda imagen. Sobre todo porque lo único que hacía el viejo era ir de una punta de la pileta a la otra. Qué depresión. Rehab le puse, en honor a la reina de las rehabilitaciones, Emy Winehouse.

En otro orden de cosas más, la dialéctica del amo y el esclavo lo vaticinó. Cuando el amo habla el esclavo calla y aprende (¿). Es por eso que en este mismísimo instante cierta persona, en adelante: SDD, está tendiendo la ropa que en primera instancia lavó en el lavarropas. Luego de levantar los platos de la cena, -que anteriormente cocinó-, y de lavarlos como corresponde . Ay chicas, chicas, envídienme. Por primera vez en la vida puedo decir que tengo un esclavo y que ese esclavo es mío. Lalalalala.

Mientras toda esta escena, en la que el universo se reacomoda a mis deseos, sucede, el gato se posa junto a mí, y juntas observamos a SDD trabajar. Qué lindo chicos, me siento como el jefe malo del Inspector Gadget, que aparecía siempre de espaldas y acariciando un gato.

sábado, 9 de enero de 2010

Bussines Are Bussines ¬¬

37 Arengaron conmigo

Comunicado Express ¬¬


Hice ensalada de lechuga y como estoy muy intrépida la condimenté con jugo de naranja. En realidad me quedaba una naranja que estaba a punto de pudrirse.

Encima, me tome un vaso de cerveza por lo que, en este mismísimo momento, estoy en pedo. Así que comeré ensalada de lechuga y nada más, pero condimentada con jugo de naranja, vamos carajo. Eso es calidad. Cuando estoy entonada tipeo mas rápido de lo normal, es que me pone up estar en pedo, que le voy a hacer.

Por otro lado, quiero que todos ustedes oficien de testigo: resulta que el 10/12/09, cumpleaños del Gran SDD, tuve un gesto más que generoso y le regalé una raqueta muy muy costosa, por lo que en el mismísimo instante en el que él la recibía y sonreía como perro con dos colas, le dije: si, si, si, disfrutá ahora porque vas a ser mi esclavo hasta fin de año.

Claro que cometí un gran error: pues año nuevo estaba demasiado cerca ¬¬. Por lo que en mis merecidísimas vacaciones, recapacitando acerca de este ‘negocio’ recientemente emprendido, le propuse extender la esclavitud hasta fines de marzo, mes en que nos vamos de vacaciones y en el que, obviamente, más que nunca voy a necesitar un esclavo. El aceptó, yo le regalarlo un par de zapatillas de esas caras y rimbombantes que se usan ahora. y el es mío (?) hasta esa fecha.

Cuestión que hemos llegado a un acuerdo, ahora: más vale que el tipo no se me retobe porque agarro las zapatillas y se las hago ‘yshe cagá’, ustedes son testigo.

Ampliaremos.

 

Que parezca un accidente son todos putos incluso en blogger pero putos de verdad El gato todopoderoso la vida misma esta llena de herejes