viernes, 27 de noviembre de 2009

Vivir en Pelotudolandia

78 Arengaron conmigo
Suena una alarma de auto en la calle, y yo canto: fíigaro fíiiiigaro fígaro fígaro, y así, cada vez más rápido. Decido entrar a darle de comer a mis gatos del feisbuk a pesar de que estos días estuve demasiado pendiente del puto ese, porque por si no lo saben, y aunque soy una loser declarada, mi post estuvo entre los 11 más votados, al menos por unas horas. Dada la situación, no hacía otra cosa que darle al F5 a ver si alguna vez me ganaba algo, pero no. Una vez más la vida me dijo NO y me bajó de un hondazo. Lalalala. Todo bien igual porque en el fondo, es por ésto que no me gusta competir dado que en el 99,9% de los casos termino perdiendo. Yeah.
Termino de alimentar a mis 149548 mascotas made in feisbuk, y decido ir a molestar al gato real. Qué lindo es, por favor. Resulta que tengo pensado irme a la costa o a algún lugar muy, muy lejano tipo Neverland, para las fiestas, el temita es con quién dejo al gato. Pueden postularse, desde ahora. Igual, ese es otro cantar.
Decía, busco al gato mientras canto la canción de Freddy. El gato me mira, lo miro, me mira, lo miro. Me siento al lado suyo y empiezo a molestarlo. Amo cuando se enoja y me hace jjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj, porque quiere decir que sabe, fehacientemente quién es la que manda acá: ella. Oh. :(

Me canso de molestarla, aunque ella se cansa antes y sale rajando. Maldita. ¬¬ en eso llega el SDD de jugar al Squash, [Dios, ¿al Squash, posta?]
Aparece todo chivado y de paso empapado por la lluvia que se largó, porque claro, no llovía hacía 8 meses y el cielo se desquita. Entra a la habitación en ese estado calamitoso mientras yo, presa y esclava de mi trabajo hediendo, termino de mandarle las novedades del mes a la contadora a las 10 DE LA NOCHE. Si, 10 de la noche, la puta madre.

Estoy meta takatakatakataka y tipeo tan rápido que casi no me veo los dedos, [faaaaaaaaa].
SDD es de esas personas que te hablan cuando estás haciendo otra cosa, pero otra cosa que requiere tu atención, por ejemplo terminar de bordar algo, tejer al crochet o, simplemente, PASAR DATOS IMPORTANTES PARA DAR DE ALTA UN EMPLEADO ¬¬. Me enferma, me enferma que me hable cuando es evidente que no puedo prestarle atención, y no, no sólo se enoja porque no le contesto sino que, además, repite lo mismo incesantemente 20 veces hasta que yo, cansada de escuchar el cantito insoportable de su repregunta, le termino gritando: ¿NO VES QUE ESTOY HACIENDO OTRA COSA? Y no, no ve. Es pelotudo. Pero bueno, obviemos la parte en que el maldito interrumpe el estado de trance en que entro cuando estoy concentrada y quiero terminar algo lo antes posible, y concentrémonos en la parte en que metió las zapatillas NUEVAS en un charco del tamaño de una pileta de natación porque no tuvo mejor idea que VENIRSE CAMINANDO desde la cannnnnnnncha de squash, hasta mi casa.
Por si no lo saben, Córdoba, se inunda muy, muy, muy mucho y más rápidamente que Capital Federal, caen dos gotas y literalmente se inunda, mal. Después como viene, se va. El tema es que en el momento en que se está inundando no es aconsejable andar por la calle, salvo que quieras practicar nado o algo por el estilo. Entonces, por qué carajo se fue, en primer lugar, con las zapatillas nuevas a jugar al squash y, en segundo lugar, porque carajo se le ocurrió venir caminando, decíme. Eso no es ahorrar, las zapatillas cuestan 340598 veces más que el taxi. Maldición.
Después dicen que soy una loca. No saben lo que es vivir con el gato y con sdd. Y para rematarla, mi madre, sentada en su sillón de ‘el padrino’, [cada vez que escribo esto me la imagino pitando un habano y hablando como Graciela Borges, genial], me dice: nena nena, la tele la tele. La tele qué, le digo. La tele no se vé, me dice. ¿Y qué carajo queres que haga?, le digo. No sé hace algo, hace algo. ¿Qué haga algo? Y qué proponés. Se me ocurre que podría subirme a la antena pedorra de Directv, para ver si haciéndole más interferencias, vuelve la imagen. Y de paso podría morir electrocutada así no tengo que escucharte nunca más gritando como condenada porque la tele no se vé. ¬¬ O mejor aún, podría ponerte a vos, en un claro acto de autoempalamiento, para ver si vos haciendo de brújula me empezas a mandar la señal con un poco de calidad, no sé.-
Parece que fui convincente porque no me habló más, ¿se habrá ofendido? No sé.

No habré ganado el premio Oblogo-Hipotecario, pero este es el post 400. Felicítenme, herejes.


lunes, 23 de noviembre de 2009

Comunicado de Ultimo Momento!

34 Arengaron conmigo
Hola Carolina:

Te escribimos para informarte que tu post "Porque le pone huevo" está entre los 15 más votados para el Premio Oblogo-Hipotecario.

Te recordamos que la votación definirá el post ganador en la categoría "Premio de los lectores" que otorga gloria, fama y $2000 al autor, y que será publicado en un número especial el 7 de diciembre. (Los otros dos galardones los define el jurado). La votación cierra el jueves 26 de noviembre a las 21 hs. Hasta ese momento, se puede votar por tu post aquí.

¡Saludos!

El equipo de Oblogo.


-----------------------------------------------------------------------------------

Gracias a todos los que votaron, pero estaría buenísimo que quienes no lo hicieron lo hagan, pido un ultimo empujoncito, dale, no sean canuto y voten, ¿si?.


Lalalalala. La vida misma.

Le estoy prendiendo velas al gato que todo lo puede.


Pd: este es el post 399. Vamos carajo!

jueves, 19 de noviembre de 2009

Todopoderoso

33 Arengaron conmigo
DUh duh duh, da da da. Yo se que soy una persona que los tienta. Sé que los tiento de que me manden regalitos por feisbuk [porque personalmente no me mandan ni un folleto de una publicidad de repelentes]. O que me recomienden páginas hediendas por la misma vía.
Entiendo que están interesados en que me convierta a alguna religión extraña. Lo que no entiendo, es por qué todavía tienen la esperanza de que eso suceda. Es decir, me bauticé a los 28 años porque mi hermana me eligió como madrina de mi sobrina, sino en mi vida y menos en estado consciente, hubiera entrado voluntariamente a una Iglesia para entregarme y encomendarme a los brazos de Dios.
Pero supongamos que respeto a quienes, como enfermitos devotos de la nada misma, andan balbuceando rezos ininteligibles en lenguas Divinas. Supongamos que realmente creo en esos curas brasileros que con 20 ml. de aceite de cocina y una rosa, prometen arreglarte la vida. Supongamos que respeto a aquellos que deciden por motus propio casarse por iglesia, pagándole una fortuna a la institución para que la decoren con rosas o flores estrambóticamente hediondas, para luego desfilar como marmotas hacia un altar.

Supongamos. Pero qué te hace creer que voy a reenviar un mail en el que Jesús TE DIJO que voy a tener suerte, que voy a ser feliz, que no me van a cagar mas en cuanta ocasión sea posible. Qué te hace pensar que ese mail que, además de una imagen horrorosa de algún Santo desconocido por mí, tiene música, va a conmoverme en algún sentido.
Decíme. ¿Hace falta?.
Vos lo que necesitás no es leer mails ‘conmovedores’ para emocionarte. Creeme.

¿Querés emocionarte? Pues muy bien: vení, vení que te parto los dedos y vas a ver como te emocionas sin necesidad de ver o escuchar historias lastimosas.


Puta madre.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Vuela Vuela...

29 Arengaron conmigo
Entro a mi habitación y está el gato tirado en el piso. ¿Qué carajo hace tirado en el piso? no sé. ¿Le agarró complejo de cartonera? No se´. Cuestión que el gato está mirándome desde abajo.
Me siento en la cama y la veo ir y venir, ir y venir. ¿Qué onda? Pienso. Corre algo que evidentemente es un bicho, pero qué bicho es. Pol el amol de maikol que no sea una cucaracha o una araña o una vinchuca. Efectivamente es un cucarachón de 10 cm más o menos, gigante, la puta madre. El gato trata de agarrarlo pero como está medio ciego se le escapa, puteo al gato, puteo al cucarachón, pero nada. No lo encuentro. En eso entra SDD y me dice, ¿qué pasa loca por qué gritás?. Grito, infeliz, porque una cucaracha del tamaño de tu… dedo meñique está rondando nuestro lecho. Se ríe, se ríe ¿mentendes? Puta madre.

El gato sigue pifíandole y el bicho sigue sin dar la cara. Maldito ser hediondo. De repente se mete entre unas bolsas, [sí, vivimos como gitanos y tenemos gran parte de nuestro patrimonio tirado en el piso, en bolsas, lalalala], la puta.
Le digo a SDD, ya mismo agarrá esas bolsas y sacudilas, la bicha está metida ahí adentro. Las sacude y yo corro a esconderme al grito de ‘la cucaracha, la cucaracha ya no puede caminar’. Mi madre aparece de entre las penumbras y le dá indicaciones al SDD acerca de cómo sacar la cucaracha. El SDD putea al gato, estimo, para no putear a mi madre que cuando quiere y sin esfuerzo, puede ser la persona más molesta del mundo.

Se largó a llover y es por eso que las ventanas de mi apartamento(¿) están todas abiertas. Eso explicaría por qué una maldita cucaracha color marrón chocolate invade mi dormitorio ¬¬.
Decía, SDD putea porque efectivamente pasó lo que me temía, iba a suceder: la cucaracha se le escapó y no tiene ni puta idea de dónde se fue.
Sin embargo pienso en el episodio del Balde azul, y recuerdo que quien persevera triunfa. Por lo tanto regreso a mis aposentos a ver si entre todos podemos encontrar a la muy turra y mancillarla. Muñida del gato salgo a la lucha nuevamente. Entro en mi habitación, y SDD está sacudiendo ropa del otro lado de dónde fue vista por última vez la invasora ¬¬.
Entramos y el gato sale corriendo para uno de los lados. Grito va, grito viene. Todos puteando ¿y la cucaracha? nada.
En eso vemos que algo vuela. Dios, la cucaracha vuela, vuela. Ahhhhhhhhhhhhh. Mas luego, desaparece misteriosamente. ¬¬
Me pudro de buscar a la cucaracha y salgo corriendo al grito de ‘la cucaracha la cucaracha, ya no puede caminar’ again. Mi madre me mira desde su sillón de ‘el padrino’, [bueno en verdad es una reposera que no sé bien por qué ella quiere tanto], y me dice: qué pelotuda, y mueve la cabeza para ambos lados. Tiempo después, resignados, olvidamos a la cucaracha, y mientras yo juego al Pet maderfaker adictivo society, SDD retoma sus actividades normales y va a comprar huevos, [cada vez que va a comprar huevos aprovecho para ejercitar mi parte telepática y trato de enviarle mensajes tipo morse: 'huevos Roberto, huevos', pero no da resultado, no porque falle mi telepatìa, sino porque SDD no se llama Roberto, repito, NO SE LLAMA ROBERTO].
En eso, veo con asombro que el gato, el héroe máximo y único de esta historia, persigue algo en el piso. La cucaracha, me dije. Justo entra SDD que vuelve de comprar, y como si se lo hubiese transmitido con mis habilidades mentales, pisa la cucaracha, coronando esta noche como: la noche en la que Kafka se revuelca en su tumba, porque matamos a la cucaracha. Lalalalala. [aunque en verdad Kafka en ‘la metamorfosis’, era un escarabajo-cucaracha].

Esta es una muestra más de por qué el gato es TODOPODEROSO, y de por qué deberían amarlo. Es mi héroe, pienso y corro por toda la casa al grito de: weeeeeeeeee are the champions, my friends. Yeah.


Update: todos aquellos herejes admiradores míos que me aman y que no pueden vivir sin mí, pueden pasar por acá y ver fotos mías de hace... 2, 3... bueh, un par de añitos. yeah!

jueves, 12 de noviembre de 2009

los tapones de cera

36 Arengaron conmigo

Esto es demasiado, creo que los Dioses del Olimpo están en mi contra y se empecinan en demostrármelo, es obvio. Primero pierdo, en una situación muy pero muy confusa y extraña, mi balde azul. Anteriormente unos mocosos insoportables me hacen la vida imposible mientras trabajo. Mas anteriormente una manga de herejes incipientes se ponen a decorar el vidrio de la heladería con helado de chocolate. Pero lo que sucede rai jier rai nau es realmente imperdonable (¿). Los Dioses me están mandado un mensaje.

Me siento en la heladería, esperando que lleguen los jóvenes (¿) a quienes les voy a tomar siete, sí, siete entrevistas de trabajo. Ok, me mentalizo para escuchar barrabasadas dado que si hay un caldo de cultivo para las pavadas, ese es el de las entrevistas laborales.

No obstante, para mi sorpresa las barrabasadas llegan a mis oídos por otro lado. En este caso, del elenco completo de Cocoon. Dios mío. Entran a la heladería y se sientan justo en la mesa contigua a la mía, 5 personas mayores, digámosle así. Cualquier pensaría que esta gente genera ternura, pero no. La conversación que entablaron hubiera horrorizado hasta a Freddy Krugger.

Transcribo frases que caché al azar porque realmente son increíbles.

Mientras una de las mujeres cuenta a otras dos que 'una vecina mato a la madre, la descuartizo y se la comió.’ El único hombre le GRITA a la otra ‘recién vengo de sacarme los tapones de cera de los oídos’, Estos últimos, como si la otra estuviera comentando el valor del kilo de tomates en la verdulería, hacen oídos sordos, [claro del viejo lo entiendo pero de la otra no!], a lo que la otra muchacha relataba. ahhhhhhhhhhhhhh.

Al rato otra empienza a contar como tuvo el pié durante la gangrena, porque tiene diabetes, y tuvieron que cortarle unos dedos. Ayyyyyyyyy lo cuenta con una soltura, como si dijera que fue a la peluquería a recortarse el flequillo.

De repente llegan 3 más y se mudan a una mesa más grande porque no entran. Y gracias a Dios que lo hacen porque imaginate bancarte el GRITERÍO de éstos 8 muchachos, no da, no da y no da.

Minutos más tarde, y como si se tratara de una película dirigida por los hermanos cohen, aparecen 4 madres con 8 chiquitos, nah nah nah nah, pol el amol de maikol. Alguien está en mi contra y me manda todo esto como un karma.

Y yo mientras tanto, tratando de preparar los 7 psicotécnicos que tengo por delante ¬¬., con 8 pendejitos saltando a mi alrededor. Digan que tengo un nivel de abstraccion increíble, sino me tendría que rajar un tiro en medio de la sien. Esto no es vida che, hagan algo, por favor.



jueves, 5 de noviembre de 2009

El misterio del Balde Azul... Definición (?)

35 Arengaron conmigo


Subo al departamento y le pregunto a mi madre si lo vio salir volando, pero me explica que no porque se ocupo de taparse los ojos del viento y la tierra, y dejo de ver. Dios. Ok, le digo, pero no sabes para qué lado salió. Y me indica la dirección hacia donde se fue el balde.
Me voy a la terraza para ver si desde mas alto y teniendo más perspectiva,puedo identificar a donde corno se fue el balde, pero nada. Pienso, alguien tiene que haberlo visto si salió volando.

Bajo otra vez y vuelvo a interrogar a la gente que todavía estaba en la parada, pero nada. Le pregunto a la verdulera de enfrente, pero nada. Todos se me cagan de risa. A mí no me causa gracia, tengo tanta mala leche que ya veo que en un par de días me tocan el timbre los de la policía porque mi balde le saco un ojo al perro del vecino, o algo parecido.
Me fijo si está en la terraza lindante, si está en el balcón del departamento de abajo, pero nada. No me resigno a no saber qué carajo pasó con el balde. No me va a ganar.
Sin embargo el deber mi llama, por lo que debo abandonar la investigación (¿) e irme, porque sino la próxima búsqueda que afronte no será la de un balde, sino la de un trabajo nuevo. Lalalala.
Trabajo, pero el balde no dejó de atormentarme durante toda mi jornada laboral, le comento a mis compañeros y entretejemos varias teorías acerca del paradero del balde. Una de ellas es que el la tormenta fue producto de una nave espacial que bajo especialmente para abducir al balde azúl. Consideremos tambien la posibilidad de que el adminiculo portátil contendor de agua desaparecido, puede ser la señal que necesitamos para saber que los Dioses se cansaron de nosotros y que van a terminar con todo de una buena vez, por eso la escases de agua.
Elucubremos acerca de la probabilidad real de que un objeto desaparezca en sí mismo a causa de la combustión espontanea. Hagamos algo, no permitamos que la nada misma se lleven nuestros baldes, pol el amol de maikol.
Me quejo, grito, pataleo, maldigo en vano porque nada ni nadie me devolverá a mi balde azul, oh, mi balde. De pronto se me ocurre algo que desde el principio estuvo tan claro como el agua [que sale del aire acondicionado y solía posarse dentro del balde], y es que el balde azul es una metáfora del viejo y conocido unicornio azul que se le perdió a Silvio Rodriguez. Oh, pol el amol de Lucho. ¡Cómo no nos dimos cuenta de eso!.

El sonido del celular me saca de mis adentros y me devuelve a mis afueras, es mi madre:

Mimadre: ¿qué haces?

Yo: trabajo y pienso dónde carajo se fue el balde. Y cada vez que lo pienso me acuerdo de esa propaganda que decía: ¡dale una patada al balde!, ¿estás segura que vos no hiciste eso?

Mimadre: No nena estás loca.


Yo: si, claro pero eso no quita que vos le hayas pegado un patadón al balde y lo hayas hecho volar de hemisferio.

Mimadre: ¿pero vos sos pelotuda?, ¿qué tenes en los ojos que no ves?

Yo: Bueno vieja, soy pelotuda fundamentalmente porque soy tu hija, y porque le pongo huevo a todo lo que hago. Lalalalala.

Mimadre: acaba de tocarme el timbre un vecino para decirme que baje porque quería mostrarme algo.

Yo: ¿y qué te mostró?

Mimadre: el balde pelotuda, el balde. Estaba colgando del cartel de alquiler que está en el piso de abajo, ¿acaso no lo viste?

Yo: y no, no lo ví, de haberlo visto no estaría elucubrando teorías conspirativas en mi contra.

Mimadre: pero qué pelotuda.


Fin de la llamada.

Es decir, vamos, de haber estado colgando del cartel de alquiler de abajo seguramente lo habría visto, dejate de hinchar, alguna mano mágica me hizo la jodita, dale.
Ahora que estoy pensando, estas cosas pasan porque en mi casa debe haber algún duende hijo de puta, al que le gusta joderme la vida. Qué tanto.

Así las cosas…

miércoles, 4 de noviembre de 2009

El misterio del Balde Azul...

28 Arengaron conmigo
Tal vez aquellos que no hayan visitado Cordoba no sepan que las peores tormentas que se viven aquí, son las tormentas de Viento/tierra. De pronto se levanta un viento tremendo capaz de volarle la peluca a Silvio Soldán, y la tierra ennegrece el aire.
Lo que van a leer ahora es simplemente Supremo, un momento superior a todos los momentos anteriormente vividos.
Estaba yo retozando cual manatí drogado, cuando de repente se levanta una de estas famosas tormentas de tierra/viento. Mi madre se percata del detalle y lucha con el tender, que descansa en el balcón, mientras intenta cerrarlo.

[Ella tiene la fantasía de que el balde, que recibe el agua que cae del aire acondicionado, va a salir volando desde el 3er piso y va a matar algún transeúnte. Y sí, es probable, con la piedra que tengo, es probable.]
Yo, mientras tanto, estoy trabajando en la netbook y observo la lucha encarnecida que entabla mi madre con la persiana de la puerta del balcón. Se le cierra y se le abre, se le cierra y se le abre, pero no considero que sea lo suficientemente grave como para necesitar mi ayuda. En un momento, escucho un estruendo, un ruido seco, algo se cayó. Corro al balcón, pero el viento es tan fuerte que no me permite abrir la puerta.

Así que tardo un ratito. Lo importante es que, desde adentro, se observa la figura de mi madre, por lo que compruebo que ella no salió volando cual Mary Poppins.
Una vez que logro abrir la persiana, observo con mis propios ojos, como el balde salió volando, estimo, hacia la calle. Las predicciones de mi madre se hicieron realidad. Mis peores pesadillas, también, pienso. Bajo corriendo las escaleras, esperando que el fucking balde no haya matado a nadie, dado que justo en la puerta de mi casa hay una parada de colectivo muy transitada ¬¬.
Pero para mi sorpresa el balde no estaba. La puta, no puede ser que se hayan choreado el balde en 4 segundos, pienso. Miro para todos lados, le pregunto a la gente que está en la parada si no vio caer un balde Pero nada, nadie vio nada. Esto es demasiado, pienso. ¿Estamos frente al misterio del balde de las Bermudas? Cómo es la cosa.
Ya una vez el gato había intentado hacer parapente sobre el techo lindero, y se tiró en caída libre en esa dirección. Pero un balde volador, sería demasiado.


To be continue...

 

Que parezca un accidente son todos putos incluso en blogger pero putos de verdad El gato todopoderoso la vida misma esta llena de herejes