sábado, 18 de junio de 2011

Es el marido de la Oveja.

30 Arengaron conmigo

Vamos a la feria. Compramos verduras, compramos plantas, compramos flores, compramos pollo. ¿Compramos cabrito para probar? Le digo. Bueno, me dice y compramos una pata de *cabrito y un cacho de costilla para ver qué onda. Llegamos a casa. Paso los plantines a una maceta. Me queda todo divino. Esta vez no compre cactus, le digo. No, me dice. Esta vez no compre hongos, le digo. No, me dice. Esta vez no compramos mucho, ¿no? No, me dice.
Por un instante me posee el espíritu SDDiano y le pregunto, ¿el cabrito qué es? No sé, buscalo en internet, me dice. Le mando un mensaje a mimadre esperando que me desasne y me dice: NENA, PARECES SDD, EL CABRITO VIENE DE LA CABRA. Ah, le digo, te preguntaba en joda(¿). Y me hago la que pregunté en chiste, pero en verdad pregunté en serio. Al rato viene SDD y me dice, y ¿buscaste qué era el cabrito? Viene de la cabra le digo. Ah, me dice, el cabrito es cabra y el cordero es vaca. Me río de janeiro. Le digo no, el cordero es cordero. Sí, me dice pero es la vaca bebé. No, le digo, el cordero es cordero y la vaca bebé es ternero. Me mira, me dice, no, vos me estas confundiendo. No, le digo. Mi madre me manda un mensaje y me dice: ‘Decile a SDD que el cordero es el marido de la oveja’. Se lo digo. No me cree. Me saca la computadora y me dice: vos me queres confundir. Busca en Wikipedia y dice: ‘el cabrito es la cría de la cabra hasta los 4 meses’ Entonces es cabra, me dice. No, le digo, es chivo. No, me dice, no me confundas, en wikipedia dice que es la cría de la cabra hasta los 4 meses. Si, le digo, pero es el chivo. Se enoja, me pregunta porque siempre lo hago quedar como boludo (SIC) mientras me río de janeiro, tanto que me duele la panza.

Llamo a mi madre. Le digo, decile vos, a ver si te cree. No, no, no, dice SDD, no quiero hablar. Nos reimos, en lugar de hablar por teléfono nos reimos de Janeiro como nunca antes. Esto es Supremo de pollo, le digo. Mi madre me dice, pobre, dejalo que ahora tiene un partido re triste (River). Cortamos. SDD se va cabizbajo a su computadora. Y me grita: El cordero es el hijo de la vaca. Y el cabrito es el hijo de la cabra, así que es una cabra. Y bueno, lo dejo que piense eso, el día que pretenda ordeñar un cabrito se dará cuenta de que ‘eso’ no es una ubre.





*Proximamente en cualquier verdura, la receta del cabrito.




sábado, 11 de junio de 2011

SDD ¿está feliz?

21 Arengaron conmigo

Hago pan. Mucho pan. Tengo 100 grs. De levadura fresca en la heladera y si no la uso se me pudre. Hago el pan lactal integral de Cecil, y el pan de semillas de mi autoría. Horneo, horneo mucho, all day long. A la tarde trabajo como burra. Pero antes me compro un chango para hacer las compras. Oh sí, lentamente me he convertido en mi madre. Maldita sea. Vuelvo a mi casa, tengo fiebre, no tengo ganas de cocinar. Le digo a SDD que limpie, porque yo me siento mal. Me duele la garganta, me duele el cuerpo, me duele la cabeza. Me estoy convirtiendo en mi madre, repito. SDD limpia, seca los platos, bah. Le digo, voy a hacer bruscchettas con el pan de semillas. Bueno, me dice. Ayudame, le digo. Corto la cebolla, los hongos y los rehogo. Mientras, voy a cortar los tomates, vos revolvé la cebolla para que no se queme. Bueno, me dice. Corto el pan. Corto el ciboulette. Dejo todo listo. Corta el queso, le digo. Apaga el fuego y corta el queso. Y empieza a cantar: bruscchettas, bruscchettas, bruscchettas para todos. SDD ¿está feliz? Y eso que es de River, pienso. Le digo, qué lástima que no tengo cebolla colorada. Le digo, podría hacerlas con tomates solos, sin queso. No, me dice, poneles queso. Ok. Qué ricas las bruscchettas, le digo. Sí, me dice. Pero si queres NO LE PONGAS BRUSCCHETTAS. ¿Qué? le digo. Si queres no le pongas bruscchettas, me dice. ¿qué son las bruscchettas? Le pregunto. No me cargues, boluda, me dice. No te cargo ¿qué son las bruscchettas? Son esas cositas verdes, redonditas que compraste el otro dia, me dice. ¿Qué? Le digo, y me río como hienaaaaaa desquiciada. Esas cositas. No te rías, boluda. Pero ¿de qué estás hablando? Le digo. Esos cositos verdes, redonditos que compraste el otro dia. Y claro, ahí recuerdo que compré REPOLLITOS DE BRUSELAS. O sea, vos pensas que Bruscchettas son esto, y le muestro los repollitos. Sí, me dice. No te hagas la boluda. Mi risa, mi risa fue algo simplemente incontenible.
Me Río de Janeiro como nunca en mi vida. Esto es supremo de pollo, pienso. Mucho mejor que aquella vez en la que me trajo un kg. De paleta de la fiambrería. Basta, me dice. Y se enoja, se enoja ¿mentendes? Lo abrazo, le digo que no, que esos son repollitos de bruselas, que las bruscchettas son tostadas de pan. Y, claro, el también se ríe. Y al final, SDD, está feliz.


miércoles, 8 de junio de 2011

'Si no me gustaría no lo tomase’

18 Arengaron conmigo
Me despierto temprano. Hoy vamos a tener un día de shopping, me digo. SDD no quiere levantarse, remolonea, me putea. ¿Me convence de que sigamos durmiendo? No, de ninguna manera. Se levanta. Nos levantamos, bah. Le digo, tenemos que comprar macetas (¿). Para qué me dice, para plantar, le digo (¿). Salimos con la esperanza de encontrar algo barato y bello. Subimos al taxi. El tachero va escuchando una radio de cuarteto. Tiene onda, pienso. SDD va ensimismado y cabizpensante(¿). Qué pensas, le digo. Nada, me dice. El tachero nos pregunta qué calles agarrar, PORQUE ENTRE LOS RUIDOS DE LA CALLE, LA RADIO QUE LE HABLA (¿) Y LA MUSICA, no puede pensar. Avisá, pienso, si era por eso apagábamos todo y listo. Llegamos. Lo primero que tenemos que comprar son telas, le digo. Caminamos muchas cuadras, al pedo porque le dije cualquier dirección al tachero y en esa cuadra no venden telas, la puta madre. Caminamos en círculos y no encontramos una trola sedería, por lo que nos adentramos al mundo del shopping propiamente dicho, infecto de gente, BTW. Llegamos a una casa de ropa, la vendedora tiene mucha cara de orto. Compramos, nos vamos. SDD me dice, que mala onda esa mina. Le digo, es que la última vez que viene me putee con todas las vendedoras porque son unas forra. Ah. Me dice. Salimos y nos disponemos a ir hacia otra casa de telas. Caminamos, caminamos, caminamos, y nos pasamos. Nos pasamos, boludo, le digo. No, me dice, estamos bien. Lo dejo que camine el solo hacia nosedónde, y vuelve porque, claro, NOS PASAMOS. Volvemos sobre nuestros pasos (¿) y llegamos. Esta hasta las bolas de gente, lo miro, me mira, nos miramos. ¿nos vamos a la mierda? , le digo. Nos vamos a la mierda, me dice. Puta madre, no consegui las correas para bolsos que estoy buscando. Me debato entre irme y volver porque ya que estoy ahí, espero. Pero la paja gana el debate, y nos vamos como ratas por tirante. Llegamos a casa, le digo vamos a la feria de la vuelta, vamos. Me dice, ni en pedo. Dale, le digo, acompañame que a mí me pesan las bolsas. ¿Te pesan las bolas?, me dice. Lo miro con mucha cara de ¬¬ si, me pesan. Lo convenzo de que largue los jueguitos de la PC y vamos. Compro cactuses, compro plantin grande de oregano y de tomillo. Compro brote de alfalfa, compro tomate cherry y hongo porrrrrrrtobello. Bueno ¿vamos? Me dice. Pero la puta madre, no me coartes la posibilidad de ser feliz. Falta el pollo, le digo. Compramos el pollo. Nos vamos. Cocino y comemos el pollo. A la noche podemos tomar un vinito, me dice. Tomemos, le digo, pero poco porque ahora quiero alimentarme sanamente. Me convence con el verso de que Cormillot (¿o es Colmillot?) dice que el vino tinto es bueno para el corazón. Estoy en pedo, en peeeeeeeeeeeedo. Después de no tomar por casi 3 meses, me pongo en pedo con una gota de perfume. Corro por toda la casa. Persigo al gato. El gato me odia porque le rompo mucho las bolas. Cuando me doy cuenta, el borracho de SDD, que solo me sirvió una copa de toda la botella de vino, se lo bajó todo. Parece que te gustó, le digo. 'Si no me gustaría no lo tomase’, me dice. ME RIO de Janeiro, le digo que es un bruto, me dice, ¿por qué? Me dice, ‘se dice así’. Pero no seas bruto, la puta madre. Se dice así, obvio boluda. Le digo, no te das cuenta que hablas como las vedettes burras e ignorantes de ‘Bailando por un sueño’. Es como convivir con Jesica Cirio, pienso. Odio cuando conjugan mal los verbos, por favor. ‘Si hablarías bien, yo sería feliz’ le digo emulando su bestialidad, pero claro, no detecta el error.

Yo escuchando estas cosas, y el vino que se acaba. Maldita seeeeeeeaaa.

 

Que parezca un accidente son todos putos incluso en blogger pero putos de verdad El gato todopoderoso la vida misma esta llena de herejes