jueves, 27 de mayo de 2010

Se llaman ajíes

69 Arengaron conmigo

Llamo a SDD por teléfono y le canto: muerte muerte muerte muerte muerte muerte muerrrrrte, muerte muerte muerte muerte muerte muerte muerrrrrrte. Todo así, con la música del himno a la alegría. Acto seguido, pregunto ¿Cómo se llama el tema? Muerte, me dice. No, le digo, se llama ‘Hay que matar al hipopotamo’ y le corto. Le corto ¿mentendes?
Me levanto relativamente temprano porque tengo que hacer el relleno de empanadas. Oh 5 putas docenas de empanadas. No hay derecho, me digo. Tampoco izquierdo, me respondo. Sin quejarme me levanto de la cama y empiezo a pelar el kilo de cebolla que tengo que cortar para hacer el relleno de las empanadas. 5 docenas repito: CINCO DOCENAS, que seguramente freezaré, porque el sólo hecho de cocinar me saca las ganas de comer.
Pelo las cebollas, las corto, corto los ajíes, y la cebolla de verdeo. Lloro, lloro como una condenada, pero me la banco porque le pongo huevo. A las empanadas, digo, le pongo 5 huevos. Hiervo los huevos, los corto, agrego las aceitunas y ya está todo listo, pero recién a la noche voy a armar las putas empanadas. Recuerdo cómo el otro día peleamos con Julia por facebook porque ella insistía con que se llaman pimientos y no ajíes, Julia, te vuelvo a decir: Se llaman ajíes.
Soy feliz porque ya armé mi escritorio de vidrio con esquinero para utilizarlo exclusivamente como mesa de trabajo con mi máquina de coser, oh sí. Así que hace unos día estoy meta coser como desquiciada. Además me compre un té de vainilla, cacao y miel, riquísimo, y me empacho tomándolo una y otra vez.
Mientras cocino miro intrusos y me babeo mal con todos los dramas de Victoria Vanucci. No la soporto, es hueca pobrecita. Pero me divierto horrores escuchando sus miserias. Siiiiiiii. Ahora la boluda confirma que el marido la caga a palos, y en lugar de decirlo así claramente, da vueltas y vueltas, me enfermaaaaaaaaaaa.
Termina de enfriarse el relleno y me dispongo a preparar las empanadas, pero luego de hacer 20 me doy cuenta que no le agregué el huevo! No le puse huevo! Muerte, muerte a las empanadas sin huevo, muerte. Rápidamente, agrego los 5 huevos y ahora sí, soy feliz.
Todos hablan del final de Lost. Que zafó, que es una mierda, que quedaron preguntas sin responder, que bla bla bla. Chicos: era obvio que el final iba a ser una porquería. ¿Por qué se creen que la estiraron tanto? No sabían cómo terminarla y tuvieron que hacer ese final pedorro para dejar, al menos, a algunos contentos. Aguante Greys Anatomy, yeah.
Ahora les dejo un tema que dice así: Muerte mueeeeer, muerte muerte muerte mueeeerrr, mueeeeeer, muerte muerte, muerte muerte mueeeeerrrrrr, muerte muerte muerte muerteeeee, muerte muerteeee muerte muerte muerte muerteeeeeeeeeee, muerte muerrrrrrrrr…y así, con la música de ‘No sé tú’.

¿Adivinen como se llama el tema?





Update: A pedido del público (?) dejo la receta para quienes quieran hacer mis super empanadas.

Para 5 docenas de empanadas:

Cortar 1 kilo de cebolla, bien chiquita picadita
2 ajies verdes
2 ajies amarillos
1 aji rojo bien bien grande
250 gr de cebolla de verdeo
2,5 kg de carne
5 doc de tapa de empanada hojaldradas para horno

dorar bien toda la verdura, van a ver que es mucha cantidad, pero cuando se dore bien bien queda la tercera parte, en una olla biennnn grande poner la carne picada, en el caso de que la carne sea muy magra agregar margarina, un poco porque sino salen secas como culo de muñeco.
una vez que agregamos la carne a la verdura, colocamos azucar, una cucharadita, para sacarle lo ácido a la carne, colocamos pimienta, aji molido, un poquito de comino, sal y pimenton en mucha cantidad porque a mi me gusta así, ok?

despues que esté la carne, [fijarse que no se seque mucho porque sino, quedan muy muy secas y no da mentendes, no da], dejar enfriar, yo prefiero dejar enfriar y asentar bien la carne por unas cuantas horas, por ejemplo hice el relleno ahora, y las armo a la noche.
Armar las empanadas, no sean canutos y haganlas de un tamaño razonable. ohohoh y comer!!!


muerte muerte!

lunes, 10 de mayo de 2010

Inmundicia

42 Arengaron conmigo
8 AM

Duermo como morsa. Sueño que Bella, Gaby, Julia, Cecil, todos, vivimos en el mismo edificio, que en rigor no es un edificio, es mi casa de buenos aires, y sus diferentes cuartos. Está buenísimo que cada una viva, en el caso de quienes tiene novio/marido, con su pareja, pero que en verdad vivamos todos juntos como en una comunidad de Oligofrénicos, sí, pero felices. Lamentablemente, mi dulce dormir, se ve interrumpido por la impertinencia de un ser todopoderoso(?).

Como todas las mañanas, cuando SDD se levanta, el gato se sube a mi cadera, dado que duermo de costado, y retozamos juntas hasta que se hace la hora de levantarse, tipo 12 ponele.
Para que se figuren, la escena es más o menos así:Hoy, particularmente, no fue igual que otros días. Mi despertar estuvo bastante accidentado. Mientras soñaba con tan ideal comunidad, un ruido a arcadas me despertó. Entre sueños, abrí un ojo primero, para luego abrir el otro, y ¿con qué me encuentro? Con el gato, oh el gato, regurgitando arriba mío, con arcadas. Maldito bicho, movía todo su cuerpo al ritmo del vomito que largaba sobre mi hermoso cuerpo y acolchado. Hasta que reaccioné, imagínense que el maldito animal, había vertido su pato por toda la cama.

Inmundicia. Tuve que interrumpir mi sueño para levantarme y cambiar las sabanas, el acolchado, y mi pijama, dado que, si bien el pato no llego a mancharme, me dio mucho asquete.
Tener que limpiar el vomito de mi hija, indudablemente me ha convertido en madre. Oh, en madre. Así que felicítenme, malditos. Y de paso, si adoptan un gato, no les permitan dormir en sus camas, los muy malditos vomitan muy seguido. Bueno, llegado el caso, si es por los vómitos, tampoco les recomendaría tener hijos. Pero eso lo dejo a su criterio.



martes, 4 de mayo de 2010

Ta ma ra

43 Arengaron conmigo
Miro el maldito programa del maldito Julián Weich ¬¬. De pronto aparecen dos participantes que juegan para ganarse no sé qué cosa. Una de ellas se llama Tamara. Oh Dios mío, pienso, es un designio divino, una señal. SDD me mira de costado. De repente, Julián, dice ‘Ta ma ra’ así, como lo suelo decir yo en mi mente. Repite: ‘Ta ma ra’, en un tono entre misterioso y macabro. Muajajaja.
[Acá debemos hacer una aclaración: cuando adopte a mi hija, ohohoh Tamara, la bautice así porque en ese entonces, estaban pasando por la tele, una publicidad de una obra de teatro, en la que aparecía una mina en pelotas, y sí, adivinen cómo se llamaba: Ta ma ra. Ja. Como para mí, en esos años de mi juventud, el hecho de que alguien pudiera aparecer en pelotas en un teatro y cobrara, me sonaba a que era una trola, es decir, un GATO, le puse Ta ma ra. Hete aquí, que la voz en off que recomendaba la obra en la propaganda, decía: TA MA RA. Muy parecido a este, cuando dice MADRE, para que se den una idea. Hecha esta aclaración sigamos]
La emoción embarga mi alma, en el momento en que, casi 17 años después de la adopción y posterior bautizo de mi hija, alguien recuerda esa obra. Ohohoh.
Le digo a SDD, ay es por la obra de teatro que dice ta ma ra, ¿entendés? y procedo a contarle la historia. El me mira con cara de ¬¬ y me dice, sahhhh. Le digo, ¿qué te pese nene que me contestes aseeee? ¿ses vive ves? Así muy torera. Me dice, cállate chiflada. Y ahí, señores, empezó la escena (¿) más desesperante de mi vida. Mi maldita vida. El gato, que a todo esto, estaba sentado y nos observaba repetir sin cesar su nombre, se dio cuenta que se venía una tormenta(¿) jojojojo y rajo ni bien pudo. Peeeeeeero, muajajaja, yo, [que sería la malvada de esta historia], la seguí hasta el balcón, mientras repetía sin parar ‘ta ma ra’ y me reía de janeiro, muy JOJOJOJOJO diabólicamente. Cuando llegue al balcón lo viiiii, lo víiii, vi al gato tomando agua de un balde que no se por qué tiene agua, pero tiene agua, [dengue mode on], y la tomé entre mis manos y le dije mirándola fijamente: ta ma ra. Jojojojo. El gato intentó escapar, pero en tono macabro le dije, noooo no te irás, y la llevé a la cocina para darle leche de la heladera. Simultáneamente, mientras estábamos en el balcón, SDD había bajado para sacar la basura. Fue entonces, que el gato aprovechó el momento en que él ingresaba para salir corriendo hacia la terraza y escaparse de mis garras. Ohohoh. Cuando ví como SDD reía triunfante porque el gato había logrado escapar, le dije: traidor!!!!! Y sdd sonrió riodejaneiramente, sonrió en mi cara!!!!!
De ese modo, me dirigí hacia el baño a... bueno no les importa a qué, y cuando salí, justo me lo crucé en el pasillo y le volví a decir: traidor. A lo que él respondió: chiflada. Acaso, ¿alguno de mis comportamientos les hace pensar que estoy chiflada? ¿eh? ¬¬

lunes, 3 de mayo de 2010

A mi nandiiiito...

20 Arengaron conmigo

Vuelve Tinelli a la tele. Me babeo mentalmente esperando que empiece. Mientras, hago un bizcochuelo de dulce de leche, pensando en recibir a SDD como si fuera un ama de casa con delantal y ruleros. Llega y observa el bizcochuelo. Se pone contento como me pondría yo si me regalaran un millón de dólares. Pienso, con qué poco se conforma a un hombre. Lo miro y sigue sonriendo. Se come una porción y se regodea en su gordura. Yo le digo, viste, viste, ahora no me molestes por un rato largo porque te hice una torta, eh. Sí, me dice. Pero no cumple su promesa y, al rato, empieza a preguntar qué voy a cocinar. Maldito muerto de hambre. Hago empanadas, de esas que meti en el freezer la otra vez.

Pero acá tenemos que hacer un parate(¿) el otro dia, cuando llego de jugar al squash, no podía caminar. Yo me reí de janeiro un rato largo pero parece que a él no le gustó. Y me miró con mucha cara de ¬¬. Después de escucharlo quejarse como un viejo choto, decidí que no era sano reírme tanto o correría riesgo de que me pegara un zurdazo. Así que, opté por decirle que se tome un dkfjdkfj y que deje de llorar como una nenita. Hoy, todavía sigue con la misma perorata y se queja como parturienta. Le digo que no joda, que me aburre y que coma torta para que se le pase.

Lo grave (?) sucede cuando termina de quejarse y me dispongo a cortar un cacho de torta. Y sí, voy a la cocina y veo [a mi nandiiiiiiiiiiiito, no no,] a mí bizcochuelo, lleno de hormigas!!!!!!!!!! Hormigas chiquitas y malitas que se estaban deglutiendo mi riquísima torta!!!! Malditas lisiadas.

Le digo, escucháme vos, -SDD me mira-, acaso no te dije que pusieras el bizcochuelo arriba de la cocina. No te escuché, me dice. Y claro, le digo, ahora está lleno de hormigas porque lo dejaste arriba de la mesada, [en donde no se cómo pero viven muchas mini.hormigas malditas que no pican pero se morfan todo, carajo mierda] Ah bueno, me dice, no me di cuenta no es para tanto. Pero maldito hereje!!!!! Cómo te atreves, [te pedí que no pusieras los ojos en él y los pusiiiiiiiiiiste… digo], te dije que se iba a llenar de hormigas. Pero no hay caso, no entiende. así que agarre la torta, y la tiré enterita al tacho de basura.

Lo importante acá es que, mientras sucede todo esto, el lado muerto de mi cerebro me pide a gritos que mire mi cuota anual de Tinelli, así que los dejo, malditos, me voy a ver la tele.

 

Que parezca un accidente son todos putos incluso en blogger pero putos de verdad El gato todopoderoso la vida misma esta llena de herejes